• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “El tiempo de los diagnósticos pasó, hoy es el tiempo de la acción”, dijo Lagos en la primera conferencia de prensa realizada en Naciones Unidas, luego de la primera sesión de trabajo con los otros dos enviados sobre cambio climático: la ex primera ministra de Noruega Gro Harlem Brundtland y el ex ministro del Exterior de Corea del Sur, Han Seungsoo. Los tres fueron recientemente nombrados por el Secretario General Ban Ki-Moon para asistirlo generando un plan de acción con miras a enfrentar el calentamiento global.
    Durante la conferencia de prensa en que el Secretario General presentó ante los medios extranjeros acreditados en la ONU a los tres enviados, Lagos fue el único cuestionado. En la oportunidad le consultaron por los grupos ambientalistas que alegaban el mal manejo ambiental en su gobierno y los desastres provocados por Celco. El ex presidente dijo que no estaba ahí como especialista en temas ambientales, sino por su liderazgo.


    ricardo lagos
    La entrevista realizada después de la conferencia de prensa parte con un abrupto ¡cierra la puerta! Lagos ordena la acción a su escolta, sin que medie ni un por favor ni un gracias.
    Elige el asiento con vista a los rascacielos y comienza a disertar en un discurso que elude los temas espinudos.

    -¿Cómo estuvo la primera sesión de trabajo? Usted propuso un gran acuerdo para el 2009 al estilo Kyoto.
    -Está claro que en este tema hay muchas similitudes en muchas áreas, así como el Club de Madrid –grupo de ex presidentes del que Lagos está a la cabeza- ha planteado la necesidad de hacer una propuesta hacia el 2009, como Club de Madrid, bueno, está en el ambiente la necesidad de poder avanzar. La importancia es que hay claridad primero desde el punto de vista científico que el calentamiento global lo produjo el ser humano en los últimos 250 años. Segundo, que desde el punto de vista económico es más barato actuar hoy día que en 20 años más. Tercero, desde el punto de vista de lo que hay que hacer es ser más eficiente en el uso actual de la energía. Las nuevas energías no convencionales con los actuales precios pasan a ser una realidad. Es posible entonces superar la situación. Hasta hoy se pensaba muy caro enfrentar el calentamiento, pero no es así.

    “Tuvimos la primera sesión de trabajo, dividimos las tareas. Aproximadamente 25 países son responsables por el 80% de las emisiones, hay un número significativo de países que se han organizado que son los que se van a ver más afectados, sean los países más pobres y más pequeños, sean los denominados países isla”, dice el ex presidente chileno. La agenda de trabajo así como la lista de países que visitarán aún no se ha dado a conocer.
    “El calentamiento global tiene que ver primero con la forma cómo se produce la energía, fundamental a partir de fósiles; el carbón es un fósil, el petróleo es un fósil, el gas es producto de fósil. Y el petróleo y el carbón son los que más contaminan. Por lo tanto hay que buscar las formas de producir energía menos contaminante para el calentamiento global, entre ellas la hidroeléctrica; tiene otros problemas, pero como energía limpia es lo más limpio que hay. Desde el punto de vista del calentamiento global el haber hecho Ralco es absolutamente correcto. Otra cosa es qué ocurre con los amigos de las distintas comunidades indígenas cuyas tierras se van a ver inundadas, pero se hizo una espléndida negociación y todos quedaron conformes y felices”, explica Lagos.

    -¿Y Chile cómo está en relación a los otros países, estamos en un nivel grave?
    -Chile es un país de ingresos medios y en consecuencia hemos hecho lo que hemos tenido que hacer. Se aprobó en mi gobierno la prohibición de importar determinadas sustancias que afectan la capa de ozono y se tomaron medidas concretas en ese sentido. Otra cosa es el debate habitual en términos energéticos que tiene lugar en Chile.

    -¿Le comentó el secretario general de las Naciones Unidas que hay un grupo de ambientalistas pidiendo que se reconsidere su nombramiento como enviado sobre cambio climático?
    -Yo pienso que esas cosas no tienen importancia, son parte del sistema democrático de cada país. Por lo demás yo no estoy en ese carácter aquí. Yo no soy un experto ambientalista ni mucho menos.
    Estoy aquí como el dirigente político que tiene posibilidades de colaborar al Secretario General en encontrar algún consenso en el disenso que en este momento existe en materia de qué hacer frente al calentamiento global.

    -Este grupo de ambientalistas cuestiona su gobierno por haber dado preferencia al desarrollo de las grandes empresas en desmedro del medio ambiente
    -Tal vez si los periódicos que le dan tanta importancia a estos grupos publicaran lo que fue mi informe en materia medio ambiental, el país podría tener un criterio más balanceado de lo que se ha hecho.

    -Hay informes que plantean que los glaciares ya se han visto afectados por la acción de Barrick en Pascua Lama, proyecto aprobado en su gobierno.
    -No voy a discutir la política ambiental de Chile desde Nueva York, ok.

    -¿Qué le parece que le digan Capitán Planeta?
    -Es divertido, un chiste que se le ocurrió a un diario….

    -Volviendo al tema de los glaciares, cuidar las fuentes de agua ¿No es un tema que sea tan vital o no está dentro de la agenda?
    -Es que esos glaciares no producen electricidad. Pero de que hay que cuidar los glaciares no me cabe la menor duda, yo fui determinante en decir si usted quiere mover glaciares, váyase de Chile. Así de claro se los dije. Por lo demás es mala fe, ¿movieron los glaciares? Es que no pueden moverlos.

    -Es que todavía la mina no comienza a funcionar, pero los trabajos de los caminos y las maquinarias pesadas ya están dañándolos
    -No, no, no. Hay un estudio ecológico que plantea que no pueden tocar los glaciares. ¿Y eso a la empresa cuánto le significó? Hacerlo subterráneo y no por arriba como querían. Un costo mayor de 1.200 millones de dólares y eso es lo que se querían ahorrar.

    -¿Los enviados especiales sobre cambio climático tendrán el poder de contrarrestar la acción de grandes transnacionales?
    -No, esta es una discusión política entre Estados, entiende mijita por favor, esto no tiene que ver con lo que pase por una empresa. A ver, este es el primer problema de tipo planetario que hay que abordar en términos globales y no a nivel de Estado. Es más complejo. Es un problema político y tiene que haber un acuerdo de qué hacer a nivel de un conjunto: 192 países en Naciones Unidas. Y de estos países hay 20 o 25 que son los que más contaminan y tienen puntos de vista distintos.
    Porque EE.UU. dice: yo no hago nada mientras China y la India no lo hagan. Y China y la India dicen: no acepto que me pongan techo en mis emisiones porque cuando Estados Unidos se desarrolló le importaba un pepino lo que pasaba con el planeta; entonces también tengo derecho a contaminar para desarrollarme primero y después hablamos. Eso es; lo otro es no entender el problema y creer que yo estoy aquí porque sé mucho de medioambiente. Yo estoy aquí por mi liderazgo.

    El flamante enviado para Naciones Unidas sobre cambio climático critica a los diarios chilenos y dice que la prensa internacional es “otra cosa”. Que en la conferencia de prensa de la mañana –tras la sesión de trabajo- los periodistas “iban directo al grano. Que qué pasa con India y con China. Que Europa anunció que reduciría sus emisiones en un 20 por ciento para el 2010 y en un 30 por ciento si Estados Unidos también los hacía…“Esos son los grandes temas, no lo que andan diciendo esos niñitos en Chile”. Luego las preguntas las hace él: ¿te parece?, ¿tú crees que lo entenderían en Chile?”
    -Es que en Chile importa lo que pasa allá, hay que empezar por casa cuidando nuestros recursos.
    -“¿Y no lo hemos hecho acaso?”- interroga el Lagos menos autoritario
    -No mucho

    Se despide sin contacto físico, antes saludó de mano. “Nos vemos la próxima vez que venga a Nueva York”, digo con mi parte más amable y vengativa.

    Por Elisa Montesinos, desde Nueva York

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...