• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El viernes 18 de Abril el Tribunal Constitucional dio a conocer  el fallo que prohibió la distribución pública de la píldora del día después. La situación generó un intenso debate en el país, a través de los medios y de acciones de organizaciones de mujeres. La marcha del 22 marcó la importancia de la movilización ciudadana con la presencia de más de 15 mil personas, quienes salieron a la calle a manifestar su descontento con el fallo y la injerencia que este simboliza en la vida privada de la parejas chilenas.

    Patricia Varela, miembro del Movimiento por la Defensa de la Anticoncepción confió a El Ciudadano las próximas acciones a seguir y el por qué de su compromiso personal en la lucha de la libertad que tiene cada uno de decidir.

    ¿Como nació el Movimiento de Defensa de la Anticoncepción?

    – Éramos varias agrupaciones de mujeres y asociaciones feministas que estábamos coordinadas en otros trabajos y esa coordinación había estado pendiente desde finales del año pasado, cuando fue que estos 36 diputados interpusieron el requerimiento al TC. Tratando de seguir el proceso, fuimos a los alegatos al TC, estando en el fondo súper atentas a cuando se viene el fallo. Cuando nos reunimos para organizar el 8 de Marzo que elegimos convocarnos a una reunión para ver como íbamos a enfrentar el tema del fallo el cual ya sabíamos que incluía el tema de la T de cobre, el levorgenestrel y que, lo más probable, es que viniera malo.

    Entonces nació con el tema del fallo…

    – Sí. Entonces las mujeres que habíamos estado trabajando para el 8 de Marzo nos convocamos a una primera reunión, y luego apareció esta filtración en la prensa diciendo que el fallo venía malo en todas las cosas. Es ahí que la cosa explota y toda la ciudadanía despierta. Luego de eso, empezamos a convocar a otras organizaciones y se fueron acoplando otras más al movimiento. No sólo de mujeres sino también gremios, y comienza a aparecer también un cierto interés por parte de diputados. Y se hizo cambiando hacia lo que es ahora : un movimiento súper diverso en las tendencias.

    ¿ Y tú como te integraste a ese movimiento ?

    – Yo pertenezco a una colectiva feminista y algunas estábamos participando en mesas ciudadanas sobre la despenalización del aborto terapéutico. Estuvimos también súper involucradas en todo lo que fue el proceso de armar el acto que hicimos para el 8 de marzo, que fue una feria de mujeres frente a la Moneda. Y esa experiencia generó muchos contactos para la coordinación del Movimiento.

    ¿ Qué fue lo primero que sentiste cuando se escucharon los rumores de este fallo ?

    – El tema de la píldora, la verdad que no me sorprendió porque ya hace un montón de años que estaba la pelea con el tema de la píldora del día después (PDD). Lo que sí me sorprendió mucho, fue cuando me enterré que la medida en que se iba argumentando que impedía la implantación -y que por tanto era abortiva – les permitió incorporar el tema del dispositivo intra-interino. Yo creo que a todas nos pasó como un poco de escepticismo, de no poder creer que querían prohibir la T de cobre, que usaron todas nuestras mamas, y que usan millones de mujeres chilenas. Después, cuando nos dimos cuenta que la cuestión iba en serio, me dio muchas cosas: rabia, idear cómo te organizas para lograr algo… Pienso que jamás pensamos que iba a lograr haber un movimiento como está ahora. En general, los temas que atañen a las mujeres o que tienen que ver con el cuerpo, o el derecho a decidir son vistos así como temas de feministas, dicen cosas como “ah esas son las feministas”, y no somos muy consideradas por la ciudadanía. Pero al parecer, por lo mismo que era tan escandaloso, la ciudadanía no pudo dejar las cosas así.

    ¿Qué opinas de ese supuesto carácter abortivo que es el primer argumento – o pretexto- de los oponentes a la píldora? ¿ Te importa algo que sea abortiva o no?

    – Para mí no importa, porque yo creo que en Chile el aborto debería ser legalizado hace bastante tiempo. Ahora pienso que el problema es que ellos, justamente, llevan todas esas discusiones sobre el tema de la vida porque es algo que no se va a resolver nunca. Entonces, en el fondo, es como meter todo esto en algo que no tiene salida y que nunca va a llegar a ningún consenso. Pero eso es lo que están haciendo porque es lo que les conviene.

    Juegan también sobre el hecho que para ellos los que defienden la píldora, están a favor del aborto. Y todas las mujeres no se reconocen en ese paralelo…

    – Exacto. De hecho lo que han dicho todas las evidencias científicas es que no es abortiva. Y en todos los estudios que se han hecho, que han sido estudios serios, ninguno ha logrado probar que es abortiva.

    Justamente por eso : ¿ no sería un falso debate ?

    – Sí, creo que el debate debería salir de “vida o no vida” y estar en los derechos de las personas y sobre el cuerpo. Pero, aun si les lleváramos a este debate sobre la vida, que es lo que hicieron ellos, la ciencia dice que no es abortiva.

    ¿ A ti que te parece que haya una mujer dentro de los 5 del TC que votaron el fallo y 3 dentro de los 36 diputados quienes querían además prohibir la T de cobre y los servicios de anticoncepción y de consejería a menores sin el consentimiento de los padres? ¿No tendrían la misma realidad que las mujeres que están atendidas en los consultorios?

    – ¡No pues! ¡ por supuesto que no! Por lo menos la señora del TC por lo que yo haya entendido, estudió en la Universidad Católica, con una buena situación económica, muy católica. Entonces ella en el fondo cuando vota, lo hace pensando desde su realidad social, económica y cultural, según el contexto en el que ella se mueve. Y con respecto a las parlamentarias que firmaron, que son pocas pero hay, nos debería generar un mayor cuestionamiento, porque ellas están representando a mujeres que votaron por ellas. Por último el TC es algo designado, aunque eso sea algo espantoso que algo designado tenga todas esas atribuciones. Sin embargo, me parece que a estas diputadas, sus electoras deberían reclamarle.

    – ¿Tu crees que para defender la píldora, hay que haber vivido una mala experiencia o conocer a alguien a quien le pasó?

    – O sea, yo creo que todas la mujeres alguna vez en la vida hemos pasado algún susto. Hemos estado asustada, que no se te olvido tomar la pastilla o simplemente no te cuidaste en el momento, la pasaste bien y después dijiste “que chuta”.

    Pero por eso …¿ te sorprende que haya mujeres que no parecen entender eso?

    – Para mi, eso debería ser un tema sensible a todas las mujeres. Yo creo que todas las mujeres, pasando susto o no pasando susto, deberían sentirse dueñas de su cuerpo y debería molestarles que otros quieran decidir sobre ese derecho. A mi me sorprende mucho que siempre la Iglesia Católica ha estado metida entre miedo y que a la gente no le importa que otros quieran decidir por ellos mismos. Entonces por naturaleza, ya cualquier persona una situación así debería molestarle. Por naturaleza, cualquier persona debería oponerse a una situación así, con o sin haber tenido una mala experiencia con respecto a un posible embarazo no deseado. Ahora, en esa situación, yo creo que aun más.

    A la marcha se espera mucha gente, ¿tú crees que eso se debe también al hecho de que los ciudadanos están hartos de cómo se deciden las cosas?

    – Esto fue la punta del iceberg de todas las demandas ciudadanas no escuchadas por parte del gobierno, por parte de la oposición, por parte de la Iglesia. La mejor prueba es que la píldora del día después nunca había generado una reacción tan grande en la ciudadanía. Entonces es una súper señal de que esto es un tema que transciende a lo que es la píldora en sí misma. En el fondo, está encarnando algo que le molesta la gente que no siente representada por las instituciones del poder.

    Y el TC ilustra perfectamente esa idea de falta de representación.

    – Claro porque no son elegidos directamente y es un órgano muy poco conocido por la gente. De hecho, no es el primer caso que se amarran a una política de conservadurismo sostenido en el tiempo ya que fallaron en contra de leyes indígenas o subcontratistas. Además son cosas que se deciden entre 4 puertas cerradas, de las cuales la gente no se entera y que son cruciales para la vida de todos. Entonces, ahora que se evidenció una de esas decisiones y que la gente se dio cuenta de como se tomaban, yo creo que este descontento manifiesta todo lo que ha generado esto.

    ¿ Y ahora que se entregó oficialmente el fallo como piensan seguir la movilización?

    – Para mi lo clave es quitar el debate del tema de la píldora en particular, además vamos a seguir peleando en la Corte Interamericana de Justicia para que repongan la píldora en el sistema público. Pero mas allá de eso, hay que instalar el tema de la libertad de las personas, sobre el cuerpo y la sexualidad.

    ¿Entonces ahora el objetivo es ampliar el tema?

    – Exacto. Me parece que la consigna de la libertad de decidir se está instalando en la gente. Espero que, por lo menos, las alianzas que hemos hecho se mantengan para poder seguir debatiendo porque somos una sociedad súper doble estándar,  bien cartuchona en el discurso.  El otro día no más, falló contra una profesora lesbiana. Todavía en las calles se les pega a los gays cuando andan de la mano, a las travestís las matan en la calle. Entonces esos son temas que tenemos súper pendientes y espero que esto haya abierto una brecha para poder a empezar a ponerles en la paleta pública. Y que tiene que ver con esto que le saca roncha a la derecha y al sector de la iglesia que es hablar de sexo.

    ¿ Para concluir sobre el fallo, les queda esperanza de poder revertirlo?

    – Varias abogadas están trabajando en el requerimiento a la Corte Interamericana y varios diputados han anunciado que también acudirán a ella. Por otra parte, el gobierno está estudiando alternativas para seguir distribuyendo la píldora.  Entonces, la pelea para la píldora sigue. Hay muchas cosas pendientes, hartos argumentos y yo creo que nos va a ir bien. Además, hay muchos temas en la Corte en ese momento. Está el tema del aborto en México y pienso que la corte va a tener que cortar con una línea que aparezca mas o menos consecuente y eso debería favorecernos aunque pueda ser un proceso largo.

    ¿Y ahora, en el concreto, ustedes están estudiando alternativas para que las mujeres siguen teniendo acceso a la píldora gratuitamente? El presidente de la Asociación Chilena de las Municipalidades (ACHM) estimó por ejemplo que los alcaldes tenían la libertad de distribuir la píldora ellos mismos.

    – Ahora se va a venir una pelea tremenda porque van a responder la derecha y la Iglesia. Reyes – que es el abogado de ellos- ya anunció que van a seguir para que también se prohíba en el sistema privado. Se pronunció también considerando que los municipios no eran autónomos y que, por lo tanto, no deberían repartir la píldora. Así que vamos a tener que generar estrategias para que las mujeres de escasos recursos puedan seguir teniéndola. Y en ese sentido, el Movimiento tiene una consigna que también es bien clara de desobediencia civil frente a una decisión así. No nos vamos a quedar así, dejando que ellos se salgan con la suya.

    Reyes enfatizó que, según él, el fallo incluía también la prohibición de la píldora en las farmacias. ¿Tu crees que las cosas pueden empeorar aún mas?

    – Por lo menos, lo que han dicho todas las lecturas de los abogados es que eso no sería en el fallo. Yo creo que él va a dar la pelea, pero no creo que le vaya muy bien. Porque lo primero fue con el respaldo de esos 36 diputados, de los cuales después de la primera movilización se descolgaron 5. Ahora son muchos los que están diciendo que lo único que querían era que no se le dará la consejería y la anticoncepción a los menores. Entonces me parece que en cualquier otra acción que quiera generar Reyes en términos judiciales, ya no va a poder contar con el respaldo de los diputados de derecha.

    Sobre todo con el riesgo que eso representa para las elecciones que se acercan.

    – Exacto, yo creo que la derecha recién esta empezando a calcular los tremendos costos, en términos políticos y de votos, que esto representa y no creo que esta dispuesta a asumirlos.
    Tenían expectativas súper grandes respecto a las elecciones presidenciales. Sin embargo, todo esto fue un golpe flaco y no van a seguir en la línea. O no deberían hacerlo si tuvieran un mínimo de análisis político. Y en ese sentido debería Reyes quedarse solo.

    Margaux Collet

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...