• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Aún falta por identificar los restos de más de 1.000 de los 2.753 muertos que dejó el ataque con dos aviones secuestrados contra el World Trade Center en Estados Unidos y para lograr ese objetivo se está ejecutando una nueva técnica de análisis de ADN ( ácido desoxirribonucleico), así lo señalaron  científicos de la oficina del forense de la Ciudad de Nueva York.

    Utilizando tecnología innovadora, recientemente pudieron identificar restos del operador financiero Scott Michael Johnson, de 26 años, quien trabajaba en el piso 89 de la Torre Sur. Una víctima ha sido identificada en cada uno de los últimos cinco años gracias a descubrimientos que se han realizado desde 2001.

    Los científicos mostraron cómo limpian el hueso, lo pulverizan hasta convertirlo en polvo, agregan productos químicos, incuban la muestra y luego la colocan en una gran máquina blanca automática que extrae todo el ADN recuperable del material dañado.

    Cuanto más se pulveriza un hueso, más probabilidades hay de extraer ADN. El nuevo paso es colocar el hueso en una cámara que contenga nitrógeno líquido, lo que hace que el hueso sea más frágil, lo sacuden hasta que se convierte en polvo.

    Investigadores del laboratorio criminalístico más grande del mundo ya habían estudiado fragmentos óseos sin éxito.

    “Todas estas son muestras que habíamos examinado en el pasado”, así lo indicó  Mark Desire, quien encabeza el laboratorio criminalístico.

    La más reciente técnica de análisis de ADN, conocida como “Protocolo World Trade Center”, ha sido utilizada para ayudar a identificar víctimas de accidentes de ferrocarriles y aviones y de ataques terroristas en Argentina, Canadá, Sudáfrica y otros países, dijo Desire.


    Ante el avance tecnológico que evidencia el mundo, el  jefe médico forense del año  2001 decidió  preservar los restos humanos de las víctimas del ataque a las torres Gemelas,  acción aplaudida por Desire quien destacó que gracias a esa decisión es  posible que los científicos años más tarde identifiquen a las personas fallecidas.

    “Si no hubiésemos tomado esa medida en 2001, esos restos habrían seguido deteriorándose y descomponiéndose, y las identificaciones de ADN que estamos haciendo este año probablemente no serían posibles”, dijo Desire.

    Fuente: 24 Horas

    Continúa leyendo

    ¿Pueden clonar a Jesús? Científicos, en busca del ADN del Mesías

     

    Científicos editan ADN de virus y ahora fabrican oro

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...