• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El desgarrador obituario de una mujer muerta por sobredosis se volvió viral. La familia de la joven madre que falleció decidió no ocultar las adicciones y alentar a pelear contra las drogas, destacaron medios sobre este caso, que enluta a diario a familias en el mundo, especialmente en los Estados Unidos (EE. UU).

    Madelyn O’Neill, Maddie como era conocida, murió el pasado 7 de octubre a los 30 años por sobredosis. La joven había nacido en 1988 en Nueva York, donde creció y vivió. A los 16 años se mudó con sus padres a Vermont, Florida, recordó el portal de la BBC Mundo.

    Allí, en Florida, y a esa edad, a los 30 años, empezó su calvario con los opiáceos, que terminaron con su vida.  Su hermana Kate publicó el 14 de octubre un desgarrador obituario en un diario local de Florida, y esas “conmovedoras y honestas palabras” sobre las adicciones ahora se volvieron virales, indicó el medio citado.

    La joven tenía un hijo de 4 años, Ayden, y fue por él que intentó “con más fuerza que nunca” mantenerse sobria, “pero recayó y perdió la custodia”.Foto Web.

    “Es imposible describir a una persona en un obituario y, especialmente, a alguien cuya vida adulta se definió por la adicción a las drogas”, indicaba el escrito post-mortuorio.

    “Para algunos, Maddie era sólo una adicta. Cuando se enteraron, dejaron de verla. Y fue una verdadera pena para ellos, porque ella era divertida, afectuosa y audaz”, describió la hermana.

    “Hablaba con todo el mundo y tenía una forma particular de cautivarte cuando conversabas con ella”, agregó Kate en representación de la familia

    “Mi hermana era una mujer hermosa y brillante. Quería ser estrella en un musical de Broadway y tenía la voz para lograrlo. Era exuberante en el amor y afección que daba a todos”, indicó la hermana de Maddie, que tiene 46 años y vive en Filadelfia.

    La primera vez que su hermana tomó lo que resultó ser un analgésico altamente adictivo, llamado Oxycontin, fue en una fiesta cuando era adolescente. Rápidamente se volvió adicta. 

    “Un adicto tiene el mismo trabajo duro que requiere la vida normal: levantarse, ir al trabajo, pagar las cuentas. Pero para ellos es mucho más difícil, porque intentan levantarse para obtener dinero para drogarse”, indicó el crudo obituario.

    La familia intentó reflexionar acerca del trato que se le da a las personas que padecen adicciones: “en un sistema que parece estar endurecido en contra de los adictos y que les falla todos los días. Ella se hizo amiga de policías, trabajadores sociales, defensores públicos y doctores, los que creyeron en ella hasta el último momento”, afirmó.

    La joven tenía un hijo de 4 años, Ayden, y fue por él que intentó “con más fuerza que nunca” mantenerse sobria, “pero recayó y perdió la custodia”.

    En los últimos dos años había logrado dejar de consumir por 12 días, que su familia recuerda como “momentos llenos de deportes, cenas y películas familiares. Creímos, como siempre, que superaría su enfermedad y tendría la vida que merecía”, una vida bonita, aseveró, pero finalmente no fue así, lamentó con pesar la hermana.

    Otras notas de interés:

    El rostro de la rehabilitación: Así luce esta mujer adicta a la heroína a 4 años de haber dejado la droga

    Detenida por transportar más de 8 kilos de heroína en aeropuerto de Barcelona

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...