• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La hegemonía militar en el mundo  que hasta hoy aparenta tener los Estados Unidos de América se ve comprometida por el creciente interés de países emergentes de todo el mundo en adquirir material bélico “Made In Russia”.

    Esto lo constata los informes de la Casa Blanca, en donde se detalla la intensión de varias naciones en el mundo por los sistemas S-400 Triumf, (Misiles de defensa tierra-aire con tecnología de punta), en las que señala que naciones antiguamente aliadas con EE.UU, habían dejaron conocer a Moscú las solicitudes por comprar armas más avanzadas tecnológicamente de las que tiene en oferta los norteamericanos.

    Entre ellos se pueden conocer la voluntad de Turquía quien ya firmó un contrato para la adquisición, Arabia saudita se conoce que acordó los términos principales de la compra y se encuentra en la etapa de análisis de licencias, a la vez que naciones del medio oriente como Irak y Qatar discuten desde  ya posibles acuerdos con el gigante euroasiático ruso.

    Al tanto la potencia emergente mundial de la china  desde el  2015, recibe suministros de armas de Moscú, contando con un extenso número de estos misiles de defensa tierra aire, y no menos importante son las discusiones que realiza con la India en los mismos términos comerciales de defensa integral.

    Washington protesta

    La promoción de los sistemas rusos de defensa anti aérea en buena parte del oriente medio así como en la india inquieta a los norteamericanos que no han tardado en dejar conocer las manifestaciones de protestas, ya que eran mercados cautivos para las armas estadounidenses, comprometiendo así su hegemonía en estos territorios, a la par de ver vulnerada su seguridad ante el prominente desafío de la potencia rusa contra de sus intereses.

    Por su parte el Jefe del Comando Central de los Estados Unidos Joseph Votel, advirtió que estados Unidos sigue perdiendo influencia en el mundo, “algunos socios estadounidenses están buscando fuentes alternativas de equipos militares y se dirigen a los competidores tecnológicamente avanzados como Rusia y china”.

    Es así como la mayor potencia armamentista en el planeta estudia posibles sanciones a sus antiguos socios comerciales,

    Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado norteamericano recordó la llamada Ley CAATSA, (Ley para contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones), marco legal promulgado por el Presidente norteamericano Donald Trump en agosto del 2017, aplica claras restricciones contra Rusia, Irán y Corea del Norte, así como los países que colaboran con ellos en lo técnico militar.

    Hasta ahora la advertencia de estas sanciones se centra en Turquía, quienes tras dar a conocer sus claras intenciones por los misiles rusos, han comprometido su relación con Washington.

    Según Votel, la compra de los S-400 compromete los principios básicos de los bloques políticos militares y hace a los socios de los Estados Unidos a cambiar el enfoque estratégico hasta ahora para la nación americana.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...