• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Richard Ben-Veniste, un ex fiscal especial del caso “Watergate”, ha comparado la actitud ansiosa del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con Richard Nixon (1969-1974), quien  renunció a la presidencia por un gran escándalo político ocurrido en la nación norteamericana y que también salpicó a 69 personas, de las cuales 48 fueron encontradas culpables y encarceladas.

    La comparación del funcionario tiene base en una serie de investigaciones que ha iniciado Robert Swan Mueller sobre el presidente norteamericano, entre las cuales destaca posibles vínculos entre Rusia y la campaña presidencial del año 2016 para favorecerle, obstrucción a la justicia y el caso Stormy Daniels, que lo vincula en una relación extramarital con una actriz de películas para adultos y lo ha puesto en el ojo del huracán.

    Esta semana Mueller ordenó el allanamiento por el FBI de la oficina de su abogado personal, Michael Cohen, que incrementó la indignación desenfrenada del presidente estadounidense, quien ha calificado por mucho tiempo estas pesquisas como “una cacería de brujas”. Incluso, Trump publicó en su Twitter que “el privilegio abogado-cliente está muerto”.

    Sobre estos particulares, el ex fiscal Ben-Veniste escribió un artículo en el que señala: “Al igual que Nixon, el presidente Trump parece ansioso por despedir al hombre que investiga su campaña y la culpabilidad de los funcionarios de la Casa Blanca en un escándalo de perfil alto: Robert Mueller, el asesor especial que examina una amplia gama de temas relacionados con la interferencia rusa en las elecciones de 2016”.

    Trump también estaría considerando despedir a Mueller, según aseguró este martes la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders. Sin embargo, el presidente desmintió horas después a Sanders y dijo que si él hubiera querido despedir a Mueller en diciembre del año pasado lo hubiera hecho.

    “Si bien las verdaderas intenciones de Trump permanecen desconocidas, sus sentimientos sobre Mueller, al menos, son muy claros: no ha intentado ocultarlos”, apuntó en su escrito el ex fiscal Ben-Veniste.

    Actualmente Robert Muller “está creando casos en múltiples direcciones”. También, cuatro senadores: Thom Tillis, de Carolina del Norte, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur, y los demócratas Chris Coons, de Delaware, y Cory Booker, de Nueva Jersey; están redactando una ley que le impediría al presidente Donald Trump destituir al fiscal especial Mueller.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...