• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El gobierno de los Estados Unidos, las multinacionales de petróleo junto a la Organización de los Estados Americanos, tienen los ojos puestos en la mayor reserva del oro negro del mundo, que yace en Venezuela,

    Al parecer las pretensiones de invasión no van a detenerse hasta que las multinacionales cpnsigan poner las manos sobre la nación surcaribeña; según artículo publicado en Hispantv “La OEA y la invasión a Venezuela”.

    A pesar de que la quema de hidrocarburos como energéticos ha sido la causa del calentamiento global, las corporaciones del petróleo en el planeta están dispuestas a seguir quemándolo (¡y vendiéndolo, obteniendo fabulosas ganancias!).

    Las reservas probadas en Venezuela, permitirá a las empresas norteamericanas seguir contaminando el planeta y obtener grandes sumas de dinero, para mantenerse el actual consumo, por dos siglos más.

    Almagro se ha convertido en el perro fiel de los Estados Unidos

    El artículo de Marcelo Colussi destaca que la OEA– sigue siendo como dijise el Che Guevara, el “ministerio de colonias” de Washington, situación que puede evidenciarse con el papel jugado por su secretario general, el chileno (¿estadounidense?) Luis Almagro.

    Igualmente, demuestra el texto “el vocero oficioso de Washington y de sus multinacionales petroleras“, Almagro viajó a Colombia para pedir descaradamente y violando todos los protocolos diplomáticos, la opción militar que permita acabar con la Revolución Bolivariana.

    En cuanto a intervención militar para derrocar a Nicolás Maduro creo que no debemos descartar ninguna opción”. dijo Almagro abiertamente para lograr la expulsión de Venezuela de ese organismo regional, que por supuesto no dieron los resultados esperados, ahora “el tiempo se agotó”.

    No hay más tiempo

    El articulista Marcelo Colussi expresó que  se agotó la paciencia del jefe de la Casa Blanca, la cual buscó desplazar al gobierno venezolano –Hugo Chávez, actuamente a Nicolás Maduro–, siendo que ninguna de ellas le resultó.

    “Ni golpes de Estado, paros patronales, guarimbas, sabotajes, mercado negro, hiperinflación inducida, desabastecimiento, provocaciones varias, pudieron torcer el rumbo del proyecto nacionalista que hace ya cerca de dos décadas se viene desarrollando en Venezuela”, resaltó el autor.

    Sus planes deben volar rápidamente porque si no perderán la mayor reserva mundial del oro negro

    En agonía los Estados Unidos

    EE.UU. sabe que la intervención militar foránea es la única opción posible para detener el proceso político venezolano en curso. La invasión ha sido tomada como un recurso final “para recuperar esas cuantiosas reservas petroleras, hoy nacionalizadas y manejadas por un Estado con compromiso social”.

    Para ello, estrategicamente están las bases militares norteamericanas con alta tecnología bélica que amenazan a Venezuela entre ellas, 7 en Colombia, 1 en Curazao, 2 en Honduras que se accionarian con los ejércitos nacionales de algunos países latinoamericanos bajo el manto de la OEA y liderados militarmente por Washington.

    De acuerdo con el escritor, el Secretario Almagro representa un fiel reflejo de la caracterización dada por el Che Guevara: es una grosera intromisión del organismo regional en los asuntos internos de un Estado miembro (la metrópoli ordenando qué hacer a sus colonias).

    Aunque existe el artículo 19 de la Carta de la OEA, donde se establece la no intromisión en ninguna forma, ni militar ni bajo ningún otro aspecto: político, diplomático, económico. Pero, Almagro viola flagrantemente este documento para que EE.UU. tomélo que no le pertenece.

    Además, el artículo 21 de dicha Carta indica que el territorio de un Estado miembro es inviolable, no pudiendo ser objeto ni de ocupación militar ni de ninguna otra medida de fuerza tomada por otro Estado ni por el organismo, así sea en forma temporal.

    En cambio, el artículo 22 señala que ningún Estado de la organización podrá acudir al uso de la fuerza, salvo en caso de legítima defensa repeliendo una invasión.

    Estados Unidos detendrá como sea el avance del progreso de Venezuela

    En ese sentido, lo que plantea ahora la OEA a través de Luis Almagro –vocero encubierto de la Casa Blanca– constituye una acción ilegal del derecho internacional. Pues, incita a la violencia, la desestabilización de un gobierno democráticamente electo. Es decir, la organización que debería velar por la paz regional, está haciendo una apología de la violencia.

    “Sin dudas la situación actual del país caribeño es difícil, sumamente difícil”, comenta Colussi al reiterar que hay ataques solapados –y no tan solapados del Gobierno de Estados Unidos, junto a las oligarquías de distintos países de la región latinoamericana y que dejan graves secuelas.

    En la búsqueda del botín

    El voraz ataque de las compañías petroleras del país del norte que no están dispuestos a perder su botín de petróleo y otras innumerables riquezas como: agua dulce, gas, minerales estratégicos, oro, diamantes, biodiversidad de su selva amazónica.

    Concluye el articulista que los venezolanos deben condenar enérgicamente cualquier intento de injerencia en sus asuntos internos y son los únicos que debe arreglar sus problemas. Lo demás se convierte en una vil invasión.

    Sigue leyendo…

    EE. UU. mueve su última pieza de “presión” para lo que podría terminar en un ataque a Venezuela

    Evo Morales advierte que EEUU y la OEA tienen un plan contra Venezuela

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...