• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Juan Carlos Sánchez Latorre o “Lobo Feroz”, como era conocido en internet, fue detenido en el municipio venezolano de Maracaibo (lugar al que había escapado), tras ser acusado de abusar de más de 500 niños en Colombia. El psicópata no sólo abusaba de ellos, sino que los grababa y difundía sus videos por internet.

    Según se consigna en La Semana, su técnica de persuasión en contra de los niños era la clásica, los engañaba ofreciéndoles regalos (en este caso ir a jugar videojuegos a su hogar) y luego abusaba de ellos. A algunos de ellos les ofrecía dinero. “Una vez allí (en su casa) inicialmente les ofrecía entre 2.000 y 5.000 pesos a los menores por dejarse fotografiar desnudos. Al negarse los amenazaba y posteriormente usando la fuerza los sometía”, explicó al medio uno de los investigadores del caso de la Dijín (la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de Colombia).

    Sánchez, de 37 años, aparentaba llevar una vida normal en Barranquilla, era tecnólogo de sistemas en una empresa de cómputo. Su historial delictual comenzó en 2005, era sindicado como el autor de 50 violaciones a menores de edad, 6 de esas víctimas declararon e identificaron a Sánchez como su agresor. Inexplicablemente, en noviembre de ese mismo año un juez lo dejó en libertad por vencimiento de término a pesar de la contundencia de las declaraciones y las pruebas.

    El 14 de marzo de 2008,  las autoridades lo arrestaron y lo encarcelaron, sindicado de acceso carnal abusivo y acto sexual con menor de 14 años. En los años siguientes, decenas de denuncias de menores abusados aparecieron en diferentes municipios de la costa. Todos los hechos fueron vistos como hechos aislados y el “lobo” continúo impune.

    La tranquilidad con la que cometía sus delitos, terminó cuando en una redada contra los pederastas en México,  los policías encontraron varios archivos procedentes de Colombia con videos de brutales abusos sexuales, eran más de 270 archivos realizados entre 2008 y 2011, enviados por una cuenta de correo electrónico llamada sá[email protected]

    Durante meses, las autoridades de Interpol buscaron al pederasta hasta encontrarlo en el municipio venezolano de Maracaibo, adonde el sádico había escapado a comienzos de 2017. Actualmente Sánchez se encuentra en una cárcel de Caracas esperando su extradición a Colombia.

     

    El Ciudadano

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...