• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Grave es la situación que está atravesando Melinka, localidad ubicada en la región de Aysén. Los pescadores de la zona están en pie de guerra contra las autoridades de la región, ya que según ellos, están haciendo oídos sordos ante las demandas de estos trabajadores. Los turistas que visitan la zona son unas de las principales víctimas de este conflicto, junto con los habitantes que se dedican, en su mayoría, al comercio.

    El principal problema surge ante el “incumplimiento” por parte de compromisos por parte de las autoridades. En enero de este año “se hizo una reunión, donde asistió el Gobernador y varias personas de Gobierno”, sostiene el presidente del sindicato Ascensión, Benjamín Pairo, quien agregó que “estuvieron en Melinka a raíz de un paro y se fijaron algunos compromisos de que, se iban a realizar unos cursos Sence, el día sábado tendrían que haber comenzado. Entonces, los esperamos el sábado, ninguno contestaba el teléfono, domingo, hasta el lunes nos contestaron y cuando le preguntamos por los cursos, nos dicen que no tienen plata”.

    Junto con eso, desde el sindicato señalan que los dineros están disponibles: “nos dicen que todavía están en Hacienda. Por lo que sé, el Gobierno Regional no ha hecho ninguna gestión para liberar esas platas. Entonces, por eso la gente tomó la decisión de ir a paro, porque el Gobierno nos ha mentido descaradamente”, prosigue el dirigente.

    Estos cursos Sence (Servicio Nacional de Capacitación y Empleo) son “la piedra de tope” entre pescadores y gobierno. Desde el Ejecutivo proponen un monto de $220 millones entre 142 pescadores, lo que se cancelaría en dos cuotas de $500.000 para cada persona. El resto del dinero, aseguran desde la Intendencia, “tienen que pasar por un proceso formal, desde el Consejo Regional, una aprobación de la Dirección de Presupuesto, para posteriormente pasar por Contraloría,  lo que nos toma un poco más de tiempo, el  que no a todos nos gustaría”.

    Sin embargo, los pescadores no simpatizan con esta oferta. Según señala Diario Aysén, los trabajadores enviaron una carta a la máxima autoridad regional con sus 3 puntos: Financiar a 440 asociados para iniciar los cursos de capacitación a contar del lunes 19 de febrero, cancelar  un valor final por persona de $ 500 mil pesos no más allá del 8 de marzo de 2018 y refrendar el acuerdo firmado el 21 de enero de 2018, ascendiente a la suma de $ 260 millones de pesos para ser considerados en la  cancelación del Organismo Técnico de Capacitación.

    Sin embargo, no han recibido respuesta alguna por parte de las autoridades. Es por esto que los pescadores han decidido tomar acciones al respecto. El pasado martes 13 de febrero, decidieron tomar el acceso al muelle y al aeródromo de la zona, lo que no permitía la salida de los visitantes que en ese momento se encontraban vacacionando en el lugar.

    Christian Drogue es uno de los afectados de esta situación. “Yo soy de Santiago, nosotros eramos como 60 turistas más o menos. Más que turistas, también había gente que trabajaba o iba de visita a ver a sus amigos, familiares y que quedaron atrapados allá, porque la ‘regla’, por así decirlo, que pusieron los pescadores fue que solo podían salir solamente gente de Melinka, al principio” expresa Drogue en una entrevista brindada a El Ciudadano.

    A pesar de las molestias causadas, Drogue afirma que si bien pasó por momentos incómodos, cree que la lucha de los pescadores es algo justo: “yo considero que si no hubiese sido por nosotros , que la mayoría teníamos ciertas habilidades de redes sociales y de contactos, no hubiese pasado lo que está pasando. Por empezar, no hubiese salido en los medios porque daba la impresión que a los pescadores no los iban a tomar mucho en cuenta y la Intendenta, en el momento en el que habló con nosotros, no nos dio ninguna esperanza más que decir que estaba negociando, como todos los políticos” afirma.

    Sin embargo, todos los turistas ya fueron “rescatados” y llevados a Quellón. La Armada fue la encargada de llevar a Drogue y al resto del grupo, mientras los pescadores siguen esperando una respuesta por parte de las autoridades.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...