La Galería Lucrecia Acuña presenta la exposición Viaje Visual Valparaíso “Re-edici-ón tridimensional”, la que estará abierta al público desde el 2 al 31 de agosto en el Salón de Honor de Instituto Chileno Norteamericano de Cultura de Valparaíso, ubicado en calle Esmeralda 1069, Valparaíso.

Viaje Visual Valparaíso es un proyecto creado especialmente para integrar, agrupar, exhibir y demostrar la diversidad creativa y las nuevas posturas vanguardistas en la Región de Valparaíso. Reforzando la proyección de los artistas locales que están muy dispersos entre sí pero con constante participación en diferentes circuitos artísticos dentro y fuera de Chile.

Esta exposición con obras creadas por un grupo de artistas independientes de la zona ha sido dirigida y producida por las artistas Orieta Sánchez Ghio y Antonella Rojas Auda, gestoras del proyecto, y descentraliza la orientación del protagonismo del arte en nuestro país, destacando el buen nivel de nuestros artistas visuales locales.

La ciudad nos impone espacios estructurados que cada vez nos marcan y definen sin opción nuestros comportamientos urbanos, es aquí donde irrumpe la intervención artística, produciendo una alteración a estos espacios obligados, planteando una reflexión sobre el uso de estos, ofreciendo nuevas visiones hacia y desde nuestro quehacer diario, propuestas y puntos de inflexión que convergen desde múltiples disciplinas artísticas hacia un mismo soporte. Este Viaje Visual se inició en una ciudad Puerto con todas las características propias de un estilo de vivir tan singular, ya sea por su topografía, modos de vida, colores, un sinfín de personajes fuera del tiempo, sitios típicos, el puerto mismo y sus labores diarias, la vida nocturna, etc.

A pesar de estar Valparaíso tan comúnmente definido, nos enfrentamos a artistas con una gran capacidad creadora y muchas veces con mínimos recursos para la ejecución de sus obras, por ello este proyecto pretende agrupar a estos creadores actuales con distintas miradas y reflexiones artísticas pero con el denominador común que significa pertenecer a un lugar tan inusual , heterogéneo y cosmopolita, carente de prejuicios como es Valparaíso.

De esta forma se logró cohesionar diversas obras de artistas y sus disciplinas, para ser expuestas, trasladadas fácilmente, viajando a modo de “contenedor” -elemento tan característico de este puerto- por diversas ciudades de la región en primera instancia.

El soporte fue intencionalmente generado (acrílico transparente y geométrico con medidas uniformes para todos los artistas seleccionados) por tener este formato la facultad de ser versátil, permitiendo montar las obras de diferentes formas: a modo de una gran instalación y funcionar igualmente tanto en interiores como en exteriores, sobre plintos o murallas, o flotando en un espacio de la galería para ser observadas desde todos sus ángulos y caras. El don de la levedad que aporta la caja de acrílico permite amoldarla a la expresión personal, tanto de lo transparente, liviano, maniobrable, sutil, como de lo acotado, definido, geométrico o imperecedero, permitiendo potenciar así la versatilidad de una obra única, realzándola o llevándola a una serie de objetos sin fin donde la manufacturación puede ser hecha por otro o provenir de una fábrica industrial.

Actualmente existen distancias enormes entre la actividad artística y el mercado, de esto surge cierto Arte con propuestas determinantes en su originalidad y diferencia, marcado por una fuerte temática personal pero con la mirada contemporánea y contextual que denuncia su realidad, con los conflictos inherentes a esta y donde hay pequeños espacios de convergencia y dialogo artístico en común.

En cuanto a estilos, se produce la incorporación de lo Barroco, Dadá, Surrealista, Pop, Minimalista, Conceptual, Nuevos Medios, etc. Temáticas marcadas por un mensaje crítico, social, político, feminista, religioso, existencialista, moral, tecnológico o de experiencia vivida, incorporadas a situaciones que cuestionan los límites entre el artista y el espectador, entre el arte y las actividades cotidianas, produciendo la alteración del espacio urbano y proponiendo una reflexión acerca de la obra de arte y su importancia en dicho espacio. Una forma diferente de aproximarse a las cosas, otra mirada, una revisión del espacio, del entorno, la manera de relacionarnos y todo lo que somos, corporeizado dentro de un contexto de arte colectivo que emerge en la zona de manera rotunda y consistente.

Por Antonella R. Auda

No Hay Más Artículos