• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Sana y salva se encuentra la hispanoargentina María Jimena Rico (28 años), de quien no se tenía noticia desde el pasado lunes. Estaba desaparecida en Turquía y será deportada a Reino Unido, donde reside, según confirmó a EFE la embajada de España en Ankara.

    «Ha sido confuso. Desaparecieron durante tres días (…) Pero ahora están a salvo y en Estambul en un centro de detención para gente que va a ser deportada. Tuvieron que contactar con nosotros porque no tienen pasaporte», indicó Rafael Mendívil Peydro, embajador español.

    Este parece ser el episodio final de la persecución a una pareja lesbiana compuesta por María Jimena y Shaza (30 años), de nacionalidad egipcia, amenazadas por el padre de esta última, quien orquestó un plan para separarlas.

    Persecución por Europa

    La historia de amor entre Jimena y Shaza comenzó en Londres, cuando la segunda estaba de vacaciones. «Se conocieron en octubre en un bar de copas en el que trabajaba Jimena. Shaza estaba con dos guardaespaldas en la zona VIP», relató María, hermana de la joven española a El Mundo.

    Como quedaron enganchadas, Shaza «volvió con un visado para hacer un máster que le consiguió el padre, porque quería estar con mi hermana», añade María. Estando en la capital inglesa, la joven egipcia contó a su familia que estaba enamorada de una mujer.

    Al poco tiempo, el padre de Shaza le dijo que tenía que regresar a Dubai, porque su madre se encontraba enferma. Sin embargo, el aviso resultó ser un plan orquestado por el hombre para retener a la egipcia en ese país, en el que reside la familia.

    En Emiratos Árabes, el padre de Shaza denunció a la pareja por mantener una relación homosexual, asunto considerado un crimen en ese lugar. Al verse acorraladas, Jimena y Shaza huyeron hasta Georgia, donde permanecieron tres días en casa de unos amigos.

    La película de terror continuó, porque cuando estaban en el aeropuerto para volar a Londres, apareció el padre de Shaza, que quiso llevarla a la fuerza y rompió su pasaporte, además de amenazarlas de muerte, según la familia de la joven hispano-argentina.

    Por esos hechos fueron detenidos tanto el padre como la pareja y, una vez puestas en libertad, llegaron a la frontera de Turquía, donde después de varios intentos de entrada, lograron tomar un autobús hasta la localidad de Samsun.

    Al llegar allí, fueron detenidas por la policía turca durante unas doce horas, acusadas de terrorismo, pero finalmente fueron liberadas y trasladadas a la estación de autobuses, para trasladarse hasta Estambul, donde tenían reservado un hotel al que nunca llegaron.

    Su hermana afirmó que en su última comunicación, María Jimena había pedido a la familia que se pusieran en contacto con las autoridades si dejaban de tener noticias de ella, ya que se sentía amenazada y temía por su vida.

    La familia de la joven española pidió ayuda a las autoridades de ese país para localizar a María Jimena, diligencias que terminaron con un resultado tranquilizador durante este jueves.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...