• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Más de seis mil mujeres han sido víctimas en Corea del Sur de la práctica conocida como “molka”. Con cámaras ocultas en baños públicos graban videos de su intimidad para luego colgarlos en páginas de pornografía.

    El fenómeno nació en Corea del Sur, país que goza fama de ser una superpotencia en avances tecnológicos y de nuevos inventos. El 90% de la población tiene un teléfono inteligente, siendo el porcentaje más alto en el mundo. En los últimos años  han desarrollado dispositivos que permiten grabar sin que la persona lo sepa.

    Tecnología para el mal

    En Seúl, capital del país asiático, el problema se agravó,  mientras los organismos de seguridad buscan a las personas que se dedican a grabar estos videos. Tarea poco sencilla, pues los aparatos son difíciles de detectar, y muy fáciles de instalar y desinstalar.

    La unidad de policía del metro de Seúl,  está dedicada a tiempo completo a evitar la grabación de estos videos. Han creado grupos de féminas para inspeccionar a diario los baños públicos.

    Molka: práctica que graba a las mujeres en baños públicos para luego venderlo como pornografía

    Foto: Web

    Mientras en las calles 22 mil las coreanas expresan su indignación, ante el incremento de casos de la ‘molka’ de 1.100 a más de 6.600 víctimas. Durante la movilización más numerosa de la historia de Corea del Sur, las feminas exigieron con actos culturales y consignas como  “mi vida no es tu porno”  el cese de estas filmaciones.

    Las personas capturadas en flagrancia tienen que pagar una multa de 9.000 dólares o cinco años de prisión, pese a que son medidas fuertes, no han tenido el efecto de reducir los casos de acoso.

    Otras casos

    Corea del Sur, la cuarta economía de Asia, es conocida por favorecer  el fenómeno de los vídeos robados, que se publican en foros de internet, servicios de intercambio de ficheros o se utilizan como anuncios en webs que promueven la prostitución.

    Molka: práctica que graba a las mujeres en baños públicos para luego venderlo como pornografía

    Foto: Web

    El mes pasado un hombre de 43 años fue arrestado por haber filmado durante cuatro años a las clientas de un hotel utilizando cámaras ocultas en los altavoces de los televisores. Cuando la policía registró su domicilio encontró más de 20.000 grabaciones.

    En junio un hombre de 34 años también fue arrestado por filmar con cámaras ocultas a mujeres en el baño y luego vender las grabaciones, en algunos casos por 100.000 wones (90 dólares) cada una.

    Acciones del gobierno

    Para contrarrestar estos delitos, el gobierno ha promulgado leyes que obligan a los fabricantes de teléfonos vendidos en el país a que sus cámaras emitan un sonido cada vez que se hace una fotografía. Pero en muchos casos los que graban las imágenes instalan una aplicación en los moviles para que no hagan ruido o utilizan otros sistemas, como colocar minicámaras espía en relojes, llaves de coche o incluso corbatas.

    En muchos casos los culpables solo reciben una multa o son condenados a penas de prisión en suspenso, excepto si se trata de una mujer, denuncian las organizaciones de derechos civiles.

     

    Enlaces de interes…

    Ex gerente de corredora y custodio de grabaciones secretas a Piñera: “Usar información privilegiada es peor que robar”

    (VIDEO) 6 aterradoras grabaciones que te helarán la sangre y que no tienen explicación

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...