• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una madre de dos hijos murió en la provincia argentina de Catamarca luego de realizarse un supuesto aborto clandestino, así lo informó el diario local Página 12.

    Según la organización Campaña por el Aborto Legal, la occisa había asistido el domingo al hospital 25 de Mayo inconsciente, con una infección generalizada a consecuencia de su intento clandestino de interrumpir el embarazo.

    La mujer de 33 años, intentó abortar introduciéndose una rama de perejil en su vagina.

    La versión médica

    El director de la Maternidad, Daniel Ovejero, declaró a la radio local: “No tenemos la plena seguridad de que esto haya sido por una maniobra abortiva e ilegal”.

    No obstante, reconoció que por las características del cuadro séptico o infeccioso que presentaba la mujer, se puede “suponer algún tipo de maniobra”.

    Una deuda con las mujeres

    El aborto legal, seguro y gratis, todavía es un tema pendiente en Argentina, que continúa movilizando colectivos feministas y de derechos humanos, a pesar de haber sido rechazada la aprobación de la Ley por el Senado, con 38 votos negativos y 31 a favor.

    La Cámara Alta bloqueó el proyecto de aborto legal e impidió que las féminas pudieran decidir en qué condiciones y cuándo ser madres.

    “El pañuelazo” federal fue la última gran manifestación de estos grupos, el pasado 20 de febrero.

    La convocatoria surgió luego de conocerse los casos de dos niñas de 11 y 12 años que quedaron embarazadas tras ser violadas, y fueron obligadas a dar a luz, pese a que ambas menores y sus familias solicitaron la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), como establece desde 1921 la ley de aborto no punible en el artículo 86 del Código Penal de la nación sudamericana.

    Todavía en el siglo XXI, la interrupción del embarazo en Argentina es un delito penado con hasta cuatro años de cárcel, con todo y que las estadísticas afirman que cada minuto y medio una mujer aborta en dicha nación.

    Piensan en el feto, pero ¿qué hay del niño sano?

    Los conservadores que se oponen al aborto legal argumentan mil razones asociadas al desarrollo del feto, pero no argumentan nada acerca de la infancia de un niño traído al mundo sin haber sido deseado, o un feto producto de una violación, o de padres inmaduros e irresponsables que no reúnen las condiciones para mantener a un niño y viven en condiciones de pobreza.

    Se trata de niños que terminan siendo rechazados por sus propias madres, o que quedan huerfanos porque sobrevivieron a un aborto ilegal y terminan siendo absorbidos por el Estado, a la espera de una posible adopción.

    En el peor de los casos, los niños pasan a ser parte de las estadísticas de delincuencia juvenil, prostitución infantil y otros flajelos de la sociedad de los cuales no se escapa la ingenuidad de un niño. Son realidades qué hay que pensar con cabeza fría.

    Concierto de la Orquesta de Mujeres cerrará Encuentro Plurinacional de Mujeres que Luchan

    Rusia prevé formar más mujeres cosmonautas

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...