• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Trabajadoras sexuales francesas tomaron las calles de París para protestar contra la ley de 2016 que regula su trabajo y las condena a la inseguridad.

    Denuncian que aunque el texto tiene como objetivo protegerlas de la explotación sexual, en la práctica solo han aumentado los casos de abusos sexuales, porque ahora tienen que trabajar en lugares poco iluminados donde su vida corre peligro.

    Prueba de ello es que el pasado agosto se encontró en el bosque parisino de Bolonia el cuerpo sin vida de una  prostituta transexual peruana, Vanesa Campos, quien murió de un disparo en el tórax cuando defendía a un cliente de ser asaltado por delincuentes.

    Su muerte se convirtió en el símbolo de las protestas de este colectivo contra el instrumento legal que se inspira en el modelo escandinavo.

    “Sin embargo, la ley francesa ha hecho que se reduzca la clientela, que caigan los precios y se vean obligadas a practicar sexo no seguro”, reseña el portal  de Sputinik.

    La ley estipula que las trabajadoras sexuales tienen derecho a ofrecer sus servicios, pero, si el cliente los acepta, éste puede enfrentar multas que van de los 1.700 a los 4.000 dólares en caso de reincidencia.

    El miedo de las prostitutas

    Bajo el lema “Devolverle la justicia a Vanesa”, las prostitutas de París salieron a la calle este fin de semana y convirtieron la Plaza de la República en el centro de sus protestas.

    Según Samanta, una de las trabajadoras sexuales que participó en las protestas,  la ley es la responsable de la muerte de Vanesa Campos.

    “Por culpa de esta ley injusta nos vemos obligadas a trabajar en lugares sin luz (…) Antes trabajábamos tranquilas y ahora temblamos de miedo porque no sabemos si volveremos vivas”, explicó a Sputnik.

    Las prostitutas se quejan de que ahora tienen menos clientes y que por esta razón se ven obligadas a aceptar sexo sin protección y a aceptar a quienes antes rechazaban.

    Ahora solo vienen malos clientes y no tenemos tiempo de negociar nada porque hay que irse antes de que llegue la policía. Solo puedes discutir los términos si sabes lo que estás haciendo: lo que estás dispuesta a hacer, la tarifa, el uso del preservativo, y todo para que después el cliente te diga que no, por culpa de la multa que se va a llevar”, explicó la presidenta de la Asociación por la Defensa de las Prostitutas.

    Excampeón del Tour de Francia fue arrestado por agresión física a una prostituta

    (Fotos) Éxito total: cientos de franceses inundan el primer prostíbulo de muñecas sexuales

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...