• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El volcán de Fuego situado entre los departamentos de Sacatepéquez, Escuintla y Chimaltenango, al centro-sur de la República de Guatemala, reportó una serie de nuevas actividades, por lo que ha generado alarma en la población y las autoridades se mantienen monitoreando su comportamiento.

    Ubicado a unos 50 kilómetros de la capital, continúa con un aumento de su actividad y registra entre 10 y 15 explosiones por hora, con características débiles y moderadas, levantando una columna de cenizas de 4.700 metros de altura que se desplaza 15 kilómetros al oeste y suroeste, lo que ya ha provocado la fina caída de partículas en aldeas como Panimaché, El Porvenir, Morelia, Santa Sofía, Sangre de Cristo, Finca Palo Verde y San Pedro Yepocapa.

    Un boletín especial del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología, informó que en horas de la noche y madrugada se registraron explosiones en las que se observó una incandescencia a unos 300 metros sobre el cráter que originó avalanchas débiles y moderadas, algunas alzando “trayectos largos hasta la vegetación”.

    Asimismo, generó flujos de lava de 600 metros de largo en dirección a las barrancas Taniluyá y Ceniza, por lo que las autoridades de protección civil y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) han pedido desde el viernes -cuando se reportaron las primeras explosiones- tomar las recomendaciones y previsiones necesarias.

    Por su parte, integrantes de la Unidad de Prevención de Volcanes (UPV) formaron equipos de monitoreo y socializan información de boletines vulcanológicos en las comunidades cercanas al Volcán de Fuego, para  informar de la actividad del coloso a pobladores, autoridades locales y municipales, debido a la actividad que mantiene el coloso.

    El volcán de Fuego -uno de los 32 más activos que tiene el país centroamericano, junto a Santiaguito y Pacaya-, de 3.763 metros de altura, tuvo el pasado 3 de junio una de las erupciones más fuertes de su historia dejando al menos 190 muertos, 238 desaparecidos y más de 1,7 millones de afectados.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...