• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La canciller de Guatemala, Sandra Jovel, informó que este martes arriban al país centroamericano ocho niños que fueron deportados desde Estados Unidos para reunirse con sus padres, luego de haber sido separados por la escandalosa política migratoria del gobierno de Donald Trump denominada ‘tolerancia cero’.

    La política migratoria comenzó en abril su implementación. Ante esta situación, la Canciller viajó a Washington para visitar a la Secretaria de Seguridad Interna y pedir la pronta reunificación de los niños y adolescentes que habían sido separados de sus familias, según indica un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores publicado en su web.

    La Ministra visitó los albergues y centros de procesamiento temporal de la frontera sur de EE. UU. para verificar el estado de los menores. Actualmente una cifra de 2.279 niños y adolescentes guatemaltecos han sido enviados a albergues, luego de la verificación de datos efectuada por los consulados del país centroamericano, agrega el comunicado.

    De igual forma, a partir del 7 de mayo han sido repatriados a Guatemala 53 niños. Mientras, a los menores que están en proceso de reunificación “se les seguirá brindando el apoyo consular y continúan las negociaciones con las autoridades estadounidenses para agilizar los procesos”, añade el texto de prensa.

    Situación de niños inmigrantes causa preocupación

    La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés) denunció a finales de julio que el Gobierno de Trump no cumplió con el plazo judicial para reunificar a las familias migrantes separadasa. El juez federal Dana Sabraw, de la ciudad de San Diego (suroeste), le había dado plazo al Gobierno hasta las 18:00 hora local (22:00 GMT) del 26 de julio pasado para reunir a las familias afectadas por las estrictas políticas migratorias.

    Funcionarios de la administración de Trump anunciaron el 2 de agosto que habían reunido con sus familias a 1.442 niños y niñas inmigrantes, y que para el final del día ninguno permanecería bajo custodia, indicó el medio USA Today.

    Sin embargo, 771 niños continuaban bajo custodia del Gobierno porque sus padres no cumplían los requisitos para la reunificación. Entre ellos, 431 niños cuyos padres ya habían sido deportados, 120 con padres que rechazaron la reunificación y 21 con padres con antecedentes penales, añadió ese medio.

    La política de “tolerancia cero” a la inmigración, adoptada por el Gobierno de Trump y que afecta fundamentalmente a centroamericanos, establece que todos los adultos indocumentados que lleguen al país deben ser llevados directamente ante la justicia.

    En el proceso eran separados de sus hijos, a quienes alojaban en recintos divididos a modo de jaulas. Aunque la administración de Trump cambió de rumbo el 20 de junio, después de la indignación pública generalizada por las separaciones en la frontera, el giro de la política no hace nada para abordar el daño ya causado, ni entrega recursos para solucionarlo.

    Al respecto, Jack P. Shonkoff, director del Centro sobre el Desarrollo del Niño de la Universidad de Harvard, publicó una declaración advirtiendo que privar a un niño del apoyo de su cuidador principal puede tener graves repercusiones no solo en el aprendizaje y el comportamiento, sino también en el largo plazo en la salud física.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...