• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Sínodo de los obispos que se celebró este mes sobre los jóvenes recomendó en el documento final aprobado, que se favorezca la acogida en la Iglesia a las personas homosexuales y no se discrimine por la orientación sexual, destacó la agencia de noticias EFE.

    El documento de 60 páginas contiene 167 puntos, que fueron aprobados uno a uno por los 149 llamados padres sinodales y todos ellos con la mayoría de dos tercios que se requería según las reglas del Sínodo, reunión de obispos o pastores para tratar asuntos de las iglesias, en este caso se abordó el tema de los jóvenes.

    El punto más controvertido del documento debido a los 65 votos en contra que recibió fue el dedicado a la sexualidad y las “inclinaciones sexuales”.

    Aunque en el documento se especifica que la Iglesia “reafirma la antropológica diferencia y reciprocidad entre hombre y mujer”, también “retiene que es algo restrictivo definir la identidad de las personas a partir únicamente de su orientación sexual”. Foto Web.

    En el punto 150 se explicó que en el Sínodo “se reafirma que Dios ama a todas las personas y así lo hace la Iglesia, reiterando su compromiso contra cualquier discriminación y violencia sobre la base sexual”.

    Aunque en el documento se especifica que la Iglesia “reafirma la antropológica diferencia y reciprocidad entre hombre y mujer”, también “retiene que es algo restrictivo definir la identidad de las personas a partir únicamente de su orientación sexual”.

    Explicaron que en muchas comunidades ya existen “caminos para acompañar en la fe a personas homosexuales” y que el Sínodo “recomienda favorecer estos caminos”.

    “En estos caminos a las personas se les ayuda a leer su propia historia y a adherir con libertad y responsabilidad a su bautismo, a reconocer su deseo de pertenecer y contribuir a la vida de la comunidad”, según se lee.

    De esta manera, prosigue, “se ayuda a todos los jóvenes, sin excluir a nadie, a integrar siempre más la dimensión sexual en su propia personalidad”.

    En el texto desapareció la sigla LGTB que aparecía en las peticiones de los jóvenes a la Iglesia sobre la acogida a este colectivo, ya que algunos obispos habían rechazado esa definición, entre ellos los africanos que aseguraban que en su continente nadie lo entendería.

    Otras notas de interés:

    Vaticano estudia avalar matrimonio igualitario

    Las iglesias belgas contarán con sacerdotes homosexuales

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...