• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El ministro en visita de causas de derechos humanos de las cortes de Apelaciones de Temuco, Valdivia, Puerto Montt y Coyhaique, Álvaro Mesa Latorre, acusó al coronel (r) de Ejército, Cristián Labbé Galilea, como autor del delito de aplicación de tormentos en contra del estudiante Harry Edwards Cohen Vera, ilícito perpetrado en noviembre de 1973 en la ciudad de Panguipulli, en la región de Los Ríos.

    En la investigación, el ministro Mesa determinó que Harry Cohen Vera, joven estudiante de 26 años, viajó el 6 de noviembre de 1973 a la localidad de Futrono a visitar a unos familiares, a quienes esporádicamente ayudada en la compra y venta del negocio familiar. Al día siguiente, mientras se encontraba en dicho hogar, irrumpió en el lugar un grupo de militares “boinas negras”, quienes allanaron la casa y lo detuvieron, junto a su familiar Jaime Rozas González.

    Tras ser trasladados al retén de Carabineros de Futrono, fueron llevados junto a otros detenidos en un helicóptero militar a Panguipulli, ciudad donde el Ejército llevaba a cabo la temida “Operación peineta”, acción desarrollada entre octubre y noviembre de 1973.

    Harry Cohen. Foto: Soy Valdivia

    El ministro consigna que durante el vuelo “se les amenazó con lanzarlos al lago Riñihue”, para posteriormente aterrizar en una escuela de la ciudad. Junto a otros tres detenidos fueron interrogados por quien resultó ser el periodista de la revista Vea, Eduardo Hunter, quien plasmó en un reportaje lo conocido en un recorrido que realizó “junto a contingente militar y vestido con ropa de camuflaje”.

    Sin embargo, en su reportaje Viaje al frente Hunter no solo habló sobre los lugares que vía aérea eran rastreados por militares, sino que también de la oficialidad al mando, entre ellos -precisa el fallo- “un teniente de nombre Cristian Labbé Galilea”. Además, detalló “las detenciones e interrogatorios a los cuales eran sometidos los ‘miristas arrepentidos'”.

    El “enorme militar” entra en acción

    Tras dos días detenido en el recinto educacional, continúa la resolución, Harry Cohen “escuchó el ruido de helicópteros que despegaban y aterrizaban en la ciudad, cuando en un momento determinado se percata que la puerta de la habitación es abierta con violencia divisando en ese momento un ‘enorme militar’, teniente de la época de nombre Cristian Labbé Galilea, fuertemente armado y con ropa de camuflaje”. “Bajo improperios le ordena que bajara su vista, al mismo instante en que lo amenaza, con una arma blanca (corvo), que le cortaría el cuello”, apunta la narración del fallo.

    La resolución añade que en forma posterior y a través del carcelero del lugar, Cohen se pudo enterar de la identidad del oficial (Labbé), “quien le señala el apellido y le manifiesta que era ‘hijo de un connotado militar'”.

    Luego de dos días de este episodio, el joven estudiante fue sacado de su celda con los ojos vendados y con un saco a modo de capucha sobre la cabeza, amarrado de pies y manos, siendo transportado en un camión hacia un lugar que aparentemente pudo corresponder a una bodega.

    “En estas circunstancias fue colgado con las manos atadas a la espalda, permitiéndole apoyarse sólo con la punta de sus dedos al suelo (…) en ese momento es interrogado por 3 militares, respecto de los cuales pudo identificar la voz de aquel oficial corpulento descrito en el punto precedente, quien en forma burlesca realizaba reiterados alcances a su origen semita (…) en dicho interrogatorio conectaron electrodos en su tobillo y muñecas, los cuales en forma sistemática producían descargas eléctricas cada vez más intensas, al mismo tiempo en que era interrogado”, detalla el fallo del ministro Mesa.

    Por último, la resolución de juez señala que estos apremios “se prolongaron en diferentes episodios”, tras lo cual Harry Cohen fue dejado en libertad.

    Fuente: Poder Judicial

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...