• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Foto: ADN Radio

    Durante la mañana del viernes (15) de la semana pasada sorprendió a las vecinas y vecinos de la comuna de Recoleta una onda expansiva que removía las bases de los edificios de la zona poniente del barrio Bellavista, hacía estallar ventanales y anteojos. Las personas salieron de sus casas y de sus lugares de trabajo para saber de qué se trataba. Llegaron a Bombero Núñez con Bellavista. Una explosión había despojado de su fachada a uno de los edificios de la vereda poniente y se esparcía como polvo por la calle.

    De la explosión resultaron dos personas heridas de gravedad.

    A una semana del evento comienzan las acciones y atendidas las urgencias de las víctimas, ahora vecinas, vecinos y autoridades dialogan para perseguir las responsabilidades y resolver los temas estructurales.

    Freddy Ponce es primo de Bárbara Urrutia y Martín Reyes, ambos presentes durante la explosión. Martín tiene quemaduras y lesiones en la espalda, costillas fracturadas, pero está consciente y hablando. Bárbara, en cambio, recién pudo dejar de depender del ventilador artificial y respirar por su cuenta.

    “Martín desmintió que un balón de gas fuese el responsable de la explosión. Tenemos la convicción que el accidente no se produjo por el balón de gas, sino por una fuga producida en otro lugar”, sostiene Ponce.

    Roberto vivía ahí, en el segundo y tercer piso. Y trabajaba en el subterráneo en su propio taller de mascarones y vestuario. Su testimonio, entregado a El Ciudadano, descarta también que la causa estuviera en el balón de gas de la estufa ubicada en el primer piso: “Temprano me levanté para trabajar en un proyecto. Bajé al subterráneo, encendí la luz y no pasó nada. No fue el detonante. Enciendo el computador, no pasa nada. Enciendo un cigarrillo. Nada. Y empiezo a trabajar”, declaró.

    Luego, vendría el caos: “Rato después siento el estruendo y veo que, en un par de segundos, se destruyó todo. La única reacción que tuve fue ‘mi nieto esta en el tercer piso’… No me preguntes cómo, pero subí… la puerta de mi departamento no existía y le grito a mi nieto que voy a su rescate. Lo tomo y me ayudan a bajarlo dos trabajadores de Enel”. Agrega que, “si uno revisa el primer y segundo piso del edificio, no hay quemadura. El subterráneo sí, quedó totalmente calcinado. Yo no sé por qué me salvé”.

     

    La versión de Roberto, como la de Freddy y Martín, apuntan a trabajos desarrollados en el sector. “A raíz de que el día miércoles hubo un corte de luz que afectó a unos vecinos, vinieron a hacer arreglos desde Enel. Al día siguiente había mucho olor a gas, lo comentamos con los vecinos. Nuestro edificio es viejo y no tiene cañería de gas, por eso pensamos que era otra de las casas que estaban restaurando. El viernes en la mañana el olor era insoportable. Lógicamente venía acumulándose el gas desde antes”, afirma.

    Nicolás Pavez, abogado de la familia, respalda las versiones.

    Las autoridades municipales se hicieron presentes a través del alcalde Daniel Jadue y la diputada Karol Cariola (ambos PC). Jadue señaló que están preocupados de “prestar apoyo a los vecinos. Además estudiando todas las acciones legales que haya que perseguir por responsabilidades de la empresa, pues a ellos les compete como falta de servicio”. El alcalde se refiere a la externalización de funciones que “tiene que ver con una excesiva sobreideologización de la externalización de la mantención, reposición y planificación de las mantenciones. Esto lo hacen empresas tercerizadas sin responsabilidad ni por la empresa ni los vecinos”.

    Jadue critica que estas empresas tercerizadas eluden el control municipal al momento de realizar reparaciones: “Tratan de hacerlo a escondidas para no pagar derechos municipales. Aquí no había trabajo alguno realizándose con permiso municipal.  Vienen, desarman todo, destruyen y se van”.

    Por su parte, la diputada Cariola afirmó que acompañarán a los vecinos para presentar una querella colectiva contra quienes resulten responsables. Y pedirán la rectificación de parte de la Superintendencia de Energía y Combustibles, quien adscribió a la impresión inicial de que habría sido un balón de gas el origen de la explosión.

    “Vamos a acompañar a los vecinos en la presentación de una querella colectiva”, declaró la parlamentaria, y puntualizó que “hicimos un llamado a la SEC a que rectifique la posición que adoptaron de avalar el primer informe sin investigación a fondo”.

    “Los vecinos tienen pruebas de que había excavaciones que se estaban realizando de manera irregular, que no habían sido informadas a la municipalidad. Que había revisiones de parte de la empresa Enel, que estuvo Metrogas y hasta ahora solo hay versiones extraoficiales de una posible fuga de un hoyo en la cañería y de un balón de gas que no explotó”, sostuvo Cariola.

    Puedes revisar la transmisión realizada por El Ciudadano aquí

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...