• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Insólito resultó para los miles de porteños y visitantes que celebraban el inicio de los Carnavales Culturales en Valparaíso que carabineros dispersara a un grupo de jóvenes que celebraban con lacrimógenas, guanacos y fuerzas especiales.



    El hecho sucedió en la Plaza Anibal Pinto pasada la una de la madrugada, cuando miles de personas se retiraban recital dado en la Plaza Sotomayor por Los Bunkers y del homenaje a Patricio Manss, Gabriela Mistral, Víctor Jara y Violeta Parra, hecho por Congreso, Nicole, Lucybell y Quique Neira.

    Las calle Condell estaba dispuesta para uso peatonal, por lo que terminado el recital allí se congregaron miles de personas, muchas de las cuales en ánimo festivo improvisaban batucadas o buscaban algún local o simplemente compartían una cerveza en la calle.

    La presidenta Bachelet había inaugurado en la tarde los carnavales enfatizando que la celebración busca fomentar la participación ciudadana, integrando a Chile con sus regiones, además de constituir una vitrina de la ciudad puerto, potenciando el turismo cultural y la imagen de Valparaíso como patrimonio de la Humanidad. En su discurso dijo que “estamos labrando un futuro mejor, con los sueños de tanto jóvenes que están acá. Queremos un Valparaíso más libre, más inclusivo, más justo, con proyectos y un trabajo duro, ya que los sueños exigen un trabajo duro, pero a la vez con música, baile y alegría”.

    Hasta ahí todos sacaban cuentas alegres, ya que se espera congregar a más de 500 mil personas en este jornada. Pero la inoportuna intervención policial desató una estampida de los muchos jóvenes congregados, quienes sufrieron el efecto de bombas lacrimógenas y fueron empapados por el carro lanzaaguas. Quienes estaban en el lugar comentan que todo comenzó cuando la policía lanzó una lacrimógena para dispersar a la gente congregada.

    Y no faltó quien siguiera el guión para la tele. Surgieron combatientes quienes no perdieron oportunidad en ocupar el rol del encapuchado, se tiraron botellas de vidrio y piedras. Un teniente que estaba en el lugar comentó off the record cuando recién comenzaron los incidentes que “los de arriba dieron la orden (refiriéndose a sus mayores), pese a lo inoportuna y exagerada intervención. Ahora tendremos para rato si es como echarle leña al fuego”. Un transeúnte observó que “era lo más insensato echar a jóvenes borrachos con lacrimógenas”. Pero la piedra había sido lanzada y de la masa no faltaron quienes aprovecharon la oportunidad para enfrentarse con la policía, dispersándose ya cerca de las 2 de la noche por las calles Condell y los accesos a los cerros Cárcel y Concepción.

    La batahola duró hasta poco más de los 4 de la madrugada, todo el tiempo en que la policía no escatimó en usar gas lacrimógeno y carros lanzaaguas, pese a que en muchos edificios del sector reside gente. También algunos elementos abrieron la cortina de la tienda Din de Condell y quebraron los vidrios de un Banco Estado. El guión de siempre con los actores de siempre.

    Mauricio Becerra

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...