Según el relato recogido por el INDH, la víctima fue detenida por Carabineros en un control de identidad en el cual se detectó que sobre él pesaba una orden de detención, por no haberse presentado a una audiencia ante el Juzgado de Garantía de Iquique.

De este modo, se trasladó el joven al recinto policial donde le fue negada, de forma agresiva, la posibilidad de llamar a su familia, de acuerdo con lo que señala la víctima. Posteriormente, “al manifestar su disconformidad con esta negativa, tres carabineros habrían ingresado a la celda para proceder a esposarlo de pies y manos, luego lo habrían botado al piso para propinarle golpes en todo su cuerpo, especialmente patadas  en la cabeza, cara y estómago, e incluso habrían intentado meterle los dedos a los ojos”.

Ante esto, el afectado les rogó que se detuvieran mostrándoles una placa de metal que tiene en la cabeza debido a un accidente en su infancia, pero sus agresores continuaron hasta dejarlo inconsciente.

Sin embargo, la versión de los carabineros es que “la víctima se autoinfirió las lesiones que presenta, golpeando voluntariamente su cabeza y su cuerpo contra la reja de metal del calabozo”.

Así pues, con la presentación de la acción legal por parte del INDH, va a dar comienzo la investigación para aclarar los hechos y determinar responsabilidades.