• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Autoridades y empresarios han negado la existencia de esta etnia de la Amazonia brasileña para poder continuar con la tala y la caza indiscriminada, precisamente en una zona que ha sido protegida para la supervivencia de los awá.

    Desde el primero y hasta el día 3 de agosto, indígenas de la reducida tribu de los awá acudieron a una protesta en la Amazonia brasileña para demostrar que existen, y exigir también que su tierra sea protegida frente a la invasión.

    El acto, llamado “Existimos: Tierra y Vida para los Cazadores Recolectores Awá”, ha sido organizado por la organización de derechos indígenas brasileña, Cimi, la iglesia católica local y varios grupos indígenas.

    Para la mayoría de los awá, ésta es la primera vez que salen de la selva en la que viven.

    La protesta tuvo lugar en Ze Doca, una localidad cercana a la tierra de los awá situada en el estado de Maranhão, al este de la Amazonia. Este acontecimiento se produce como respuesta a los comentarios del alcalde de la ciudad en los que niega la existencia de los awá.

    Los awá son uno de los dos únicos pueblos indígenas nómadas cazadores recolectores que quedan en Brasil. La mayoría de los awá no tienen contacto con foráneos, y se encuentran en grave peligro por los madereros ilegales.

    Aunque las tierras de los awá han sido legalmente reconocidas, los indígenas han sido amenazados por los madereros, que están abriendo caminos hacia el interior de las selvas, y por los colonos, que cazan los animales de los que los awá dependen, dejándolos expuestos a la enfermedad y a la violencia.

    Un juez federal dictaminó en junio de 2009 que todos los invasores debían abandonar el territorio de los awá en 180 días. Sin embargo, la sentencia fue suspendida, y la deforestación y las invasiones van en aumento desde entonces.

    “Negar la existencia de los pueblos indígenas es una premisa que a base de repetirse se hace realidad y es propia del pasado colonial. Es también un delito: niega que existen y no existirán, desaparecerán como tantos pueblos indígenas de Brasil ya lo hicieron antes que ellos. Si Brasil quiere ser vista como una nación líder, las autoridades no pueden seguir tolerando violaciones como ésta”, ha dicho Fiona Watson, directora de investigación de la organización de derechos indígenas Survival International.

    Fuente: www.corresponsaldepaz.org

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...