• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En mayo parte el juicio de 15 colaboradores de Pinochet, entre ellos Manuel Contreras, cabeza de la DINA, y Paul Schaeffer, ex lider de la Colonia Dignidad. Se apunta a establecer su responsabilidad en la muerte de 4 franco-chilenos.

    “Este juicio nos obliga a ver los limites de nuestra democracia”-enfatizó Natalia Chanfreau, hija de uno de los 4 franco-chilenos cuya desaparición entre el 11 de septiembre 1973 y el 9 de febrero de 1977 motivó una investigación de 9 años por la justicia francesa.

    La investigación busca identificar a los responsables de los crímenes en contra de los desaparecidos Alfonso Chanfreau Oyarce, Etienne Pesle, Georges Klein y Jean-Yves Claudet Fernández. Los tres primeros fueron detenidos por agentes de la DINA, y el último en Buenos Aires, en el marco del Plan Cóndor.

    El juicio tendrá lugar en la Corte Penal de Paris, la instancia más alta de la justicia francesa, del 19 al 23 de Mayo.

    Se encuentra además en Chile hasta el 19 de Abril una delegación francesa de la FIDH, Federación Internacional de los Derechos Humanos, quienes se reunirán con autoridades y asociaciones chilenas, a las que presentarán los antecedentes. La delegación se compone principalmente por Karine Bonneau, responsable de la Oficina de Justicia Internacional de la FIDH y Benjamin Sarfati, abogado francés representante de la CODEPU, Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo, quienes subrayaron la importancia de este juicio en Francia, durante una conferencia dada el miércoles, en la Universidad de Chile. En esta ocasión la presidente del CODEPU, Paz Rojas, destacó el alto valor simbólico de este proceso puesto que “estos 4 casos simbolizan a la totalidad de más de mil detenidos, a todo el fenómeno de la tortura y de la desaparición”.
    EL GRAN AUSENTE

    Los familiares de las victimas interpusieron una demanda en Francia pocos días después de la detención de Pinochet el 16 de Octubre 1998 en Londres, buscando la verdad y justicia que no lograron obtener en Chile.

    Se identificó a 19 presuntos responsables de tortura y desaparición forzada durante una investigación que familias y abogados estiman “excesivamente larga”, pues 4 de los acusados murieron antes de la apertura del proceso, como ocurrió con Augusto Pinochet, quien murió dos semanas antes de que la Jueza a cargo del proceso emitiera el auto de acusación.

    Tanto Bonneau como Sarfati insistieron en que si bien es cierto que Pinochet no podrá estar condenado, “su nombre figura en cada pagina del expediente y su responsabilidad personal podrá estar puesta en evidencia”. Y, más allá de restablecer la verdad sobre la desaparición de 4 victimas, el juicio permitirá poner en relieve “toda la cadena de mando del régimen del dictador”.

    UN JUICIO MÁS BIEN SIMBÓLICO

    Pero Pinochet no será el único ausente en este juicio. Ningún inculpado se han manifestado ni han contestado a las solicitudes de los jueces. Se trata entonces de un juicio en ausencia, en donde los acusados no están presentes.

    Actualmente, varios de los 15 acusados, casi todos pertenecientes a la ex Dirección de Inteligencia Nacional, DINA, ya están condenados en relación a otros hechos. Es el caso de Manuel Contreras, ex-jefe de la organización criminal, quién acumula 72 años de cárcel luego de la sentencia que dio a conocer algunos días atrás el ministro de fuero de la Corte de Apelaciones de Santiago, Alejandro Solís. Esta vez fue por el secuestro calificado del mirista Marcelo Salinas Eytel, desaparecido en 1974.

    No obstante, para Benjamín Sarfati “el trato que se les está aplicando es un régimen de cárcel dorada”, refiriéndose a que los ex jerarcas de la DINA están encarcelados en los Penales Punta Peuco y Cordillera, donde tendrían derecho a un trato más que particular con TV, Internet y hasta licores.

    Otros en cambio nunca han sido procesados y estában en libertad por falta de pruebas, como Emilio Sandoval Poo, un civil y importante empresario en Temuco.

    Durante el juicio, que la delegación calificó de “proceso histórico”, los torturadores arriesgan hasta 30 años de cárcel en Francia. Sin embargo, como lo destacó el representante del CODEPU, “dudamos mucho que Chile responda favorablemente a un pedido de extradición”. Entonces, aunque estarían condenados a la pena máxima a cual se exponen, si no intentan salir de Chile, este juicio no cambiara nada para ellos.

    Entre los acusados figuran, además de Contreras y Sandoval: Hernán Brady Roche, Luís Ramírez Pineda, Rafael Ahumada Valderrama, Gerardo Godoy García, Humberto Zapata Reyes, Miguel Krasnoff Martchenko, Marcelo Moren Brito, Pedro Espinoza Bravo, Paul Schaeffer Schneider, Enrique, Arancibia Clavel, Raúl Iturriaga Neumann, José Zara Holger y José Riveiro.

    También entre los acusados hay algunos ya muertos, como Javier Palacios Ruhmann, Osvaldo Romo Mena y Andrés Pacheco Cárdenas.

    Margaux Collet

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...