• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “Siempre anduve con medidas de seguridad, con grilletes en mis pies y también un día en mis manos. Así, en esas condiciones, yo di a luz a mi hija. Ha sido fuerte, me ha marcado hasta ahora”. Lo anterior es parte del testimonio entregado por Lorenza Cayuhán Llebul el pasado miércoles al fotógrafo Fernando Lavoz, un día antes de que se realizara la audiencia de preparación de juicio oral en contra de los responsables de que la comunera pasara por esa traumática experiencia.

    “Tenía mucha ilusión por mi hija, había luchado muchos años por tenerla y no lo había logrado, y cuando supe que estaba embarazada pensé que iba a ser un momento bonito, pero al final terminó en algo que no me esperaba ni yo ni mi familia ni nadie”, dice Cayuhán en el registro.

    Los gendarmes Andrea Concha Fernández, Cristina Segundo Sánchez y Christian Pino Sealls están hoy imputados por el Ministerio Público como autores del delito de vejación injusta en contra de la mujer. Sin embargo, según explicó este jueves la magistrada Claudia Castillo Jiménez, los celadores serán sometidos a un juicio oral simplificado -el que se realizará el próximo 15 de abril- debido a la baja pena solicitada por el Ministerio Público en contra de los funcionarios públicos. 

    Lorenza Cayuhán señala que decidió denunciar lo ocurrido “para que se sepa y no se vuelva a repetir”. “Yo creo que ninguna mujer, mapuche o no mapuche, se merece pasar por lo que yo pasé”, dice.

    Acá su testimonio, gentileza de Fernando Lavoz.

    Lorenza Lorenza Cayuhan miembro de la comunidad mapuche Mawuidanche, de Alto Antiquina ubicada en la región del Bío Bío, comuna de Cañete fue acusada de un supuesto robo por un testigo sin rostro (cooperador ocasional) y condenada a cinco años y un día.El 13 de octubre del 2016, ingresa el Hospital Regional de Concepción. Allí, fue engrillada en la sala de parto. Debido a su gravedad, Lorenza fue trasladada a la Clínica de la Mujer del Sanatorio Alemán. Engrillada a la cama fue conducida a la sala de pre parto. Un funcionario de gendarmería se quedó en la sala mientras Lorenza se desnudaba para vestirse con la bata clínica y asistió a los exámenes ginecológicos. Sólo accedió a quitar las esposas de los tobillos, para que le pudieran poner medias de contención, y la volvió a engrillar después. El funcionario también se quedó en el pabellón, donde se practicó la cesárea. Lorenza fue obligada a parir a su hija engrillada. Audiencia de Horrores

    Posted by Fernando Lavoz on Thursday, February 21, 2019

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...