• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Durante el fin de semana del 5 y 6 de julio se produjeron diversos incidentes, escaramuzas o enfrentamientos, como queramos llamarles, entre comuneros mapuches y fuerzas represivas de carabineros en los sectores de Choque y Las Huellas en la comuna de Tirúa (VIII Región). Si bien estos hechos no son nuevos y se han suscitado durante varios años, incrementándose el verano pasado, el grado de violencia de la represión chilena hacia las comunidades y su consecuente respuesta de la resistencia mapuche han llegado a niveles preocupantes que ameritan mayor atención de parte de quienes se preocupan por el valor de la vida y el respeto a los derechos elementales de nuestro pueblo.
    Durante ese fin de semana se produjeron varios enfrentamientos con comuneros de ambas comunidades, culminando el día lunes con un intento de ocupación del predio labranza que explota la Forestal Mininco de (CMPC) y reclamado por la comunidad mapuche del sector Las Huellas, siendo los comuneros violentamente reprimidos por fuerzas especiales de carabineros apostadas en un campamento, especie de fuerte militar, apostado en el sector.
    La respuesta mapuche no se hizo esperar y por la noche el campamento policial fue atacado por gran cantidad de comuneros. La policía usó para repeler el ataque fusiles de guerra y bombas de mano o granadas de composición no determinadas, pero muy potentes, así como bengalas de luz y otros elementos que dan cuenta del nivel de sofisticación y preparación que tienen para reprimir, y la disposición de matar que se observa en el accionar de la policía dentro del ámbito del llamado conflicto mapuche. Es necesario reiterar que el nivel de enfrentamiento existente en la zona evidencia claramente la posibilidad de pérdida de vidas humanas de uno u otro lado, especialmente de parte de nuestras comunidades mapuche.
    Por otro lado, resulta asombroso el grado de silencio que la prensa oficial guarda frente a los hechos. ¿Qué están tramando los enemigos del pueblo mapuche para esconder hechos tan graves como el enfrentamiento descrito? ¿Por qué callas Agustín Edwards, ¿Por qué callas Sebastián Piñera? ¿Por qué callas Francisco Vidal?. Los principales consorcios desinformativos del país prefieren hablar de fútbol y ocultar el conflicto de las empresas forestales con comunidades mapuche.


    Fuente: El Quinto Infierno

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...