• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    La Corte Suprema condenó a un marino a la pena de 61 días de presidio por desobediencia militar y a otros 41 por porte y guarda de sustancias estupefacientes. Sin embargo, en ambas sentencias se le concedió el beneficio de la remisión condicional.

    En fallo unánime, la Segunda Sala del máximo tribunal confirmó la sentencia que condenó al uniformado Enrique Herrera Jaque por mantener guardadas tabletas de Clonazepam.

    El hecho ocurrió el 17 de junio de 2016 cuando se encontró en poder de Herrera “ciertas tabletas, aparentemente de medicamentos” sostiene el fallo, las que previamente el marino había extraído desde su casillero. Luego de ello las sustancias fueron remitidas al Instituto de Salud Pública, donde se concluyó que las muestras analizadas correspondían a cinco unidades de Clonazepam.

    El tribunal destaca que dicha especie está contemplada en el artículo 2° del Reglamento de la Ley 20.000, calificada como sustancias o drogas estupefacientes o sicotrópicas, productora de dependencia física o síquica.

    Junto con ello señala que en este caso se configura el delito tipificado en el artículo 14 inciso 4° de la Ley 20.000, “que sanciona al personal militar que guarde o porte consigo sustancias estupefacientes o sicotrópicas, señalando en los fundamentos primero, segundo y cuarto las razones de hecho que se tuvieron presente para resolver el asunto”.

    Loading...