• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una nueva modalidad está siendo utilizada por los secuestradores en la que se aprovechan de la vulnerabilidad de las mujeres que se encuentran solas en la vía pública, haciéndose pasar por sus novios, fingiendo que se encuentran en una discusión de pareja durante el rapto.

    Así se ha evidenciado en las recientes denuncias realizadas por varias féminas en la Ciudad de México, país homónimo, a finales del mes de agosto y principios de septiembre, en cuyas historias relatan que de esa forma intentan tomarlas a la fuerza bajo el argumento que solo es un drama de la mujer durante una pelea marital.

    Un blog mexicano denominado Plumas Atómicas compartió la crónica de tres casos de mujeres en los que hay un modo similar de obrar, así como cercanía en el área donde ocurrieron los hechos, al sur de la CDMX.

    Una mujer llamada Diana relató que al salir de una tienda de ropa un hombre, alto y bien vestido, comenzó a hablarle como si la conociera e intentó llevársela a la fuerza. Cuando un vigilante se acercó, el hombre respondió que era su pareja y estaba molesta haciendo un drama.

    En el estacionamiento, logró pedirle auxilio a un par de jóvenes que comenzaron a discutir con el sujeto. “Llegamos al punto en el que los chicos y tres jóvenes más que se acercaron, me jalaron del tipo hasta separarnos”, narró.

    La chica quiso compartir su experiencia y alertó que el criminal “es un profesional, actuó todo el tiempo con naturalidad y tranquilidad, se veía decente y sabía qué decir y cómo manejar la situación”.

    Otra historia con el mismo modus operandi ocurriò en las afueras del Metro Constitución, en la delegación Iztapalapa, una chica de nombre Karina vivió la misma pesadilla al ser interceptada por un hombre que intentó subirla a su vehículo, mientras esperaba un taxi. “Una camioneta se acercó y el conductor se ofreció a llevarme. Se bajó un tipo de aproximadamente 25 años y 1.75 de estatura, complexión delgada, tez morena y bien vestido. Me hablaba como si fuera su pareja y me insistía que me subiera a la camioneta.
    Hizo parecer que era una pelea de pareja. Varios transeúntes se detuvieron a mirar pero ninguno hizo algo por ayudarme”.

    El tercer caso le sucedió a Jooss, mientras transbordaba en la estación Taxqueña del metro, al sur de la CDMX, rumbo al tren ligero. Un desconocido llegó por detrás y le ordenó que caminara mientras le hablaba como si estuvieran teniendo una pelea de pareja.

    Los tres intentos de secuestro ocurrieron en las zonas sur, poniente, centro y oriente de la Ciudad de México. Coinciden en fechas de incidencia y modus operandi: los hombres fingen tener una relación con la víctima, seguros de que las personas alrededor no intervendrán porque “son asuntos de pareja”, publica el portal Ok Chicas.

    A.L.

    Una desquiciada familia secuestró a dos vecinas y las mantuvo como esclavas

    ELN confirma secuestro de una menor de edad a la que acusa de ser informante de FFAA de Colombia

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...