Análisis: ¿Qué sucedió en la reunión entre Trump y Bolsonaro?

“Por primera vez en mucho tiempo, un presidente brasileño que no es antiestadounidense llega a Washington”, afirmó Jair Bolsonaro apenas pisó la capital estadounidense desde su cuenta de Twitter, dejando ver que la razón de su visita a Estados Unidos fue alinearse con los planes de la administración de Donald Trump.

“Es el comienzo de una asociación por la libertad y la prosperidad, como los brasileños siempre desearon”, añadió el mandatario brasileño, que viajó acompañado por seis de los integrantes de su gabinete, entre ellos Paulo Guedes, su ministro de economía (cartera que absorbió Hacienda, Planificación, Presupuesto y Gestión e Industria, Comercio Exterior y Servicios, además de algunas áreas del ministerio de Trabajo) es también su hombre de confianza y el cerebro de la política financiera y comercial de la administración Bolsonaro.

Paulo Guedes, la punta de la lanza

Antes del encuentro entre Bolsonaro  y el presidente de Estados Unidos (EE.UU.) Donald Trump, el ministro Guedes se reunió el lunes con varios empresarios en un evento organizado por la Cámara de Comercio norteamericana, denominado “Día de Brasil” en el que hizo alarde de su veneración al sistema de economía liberal estadounidense. 

Aseguró que el gobernante brasileño adora a EE.UU. y que está dispuesto a abrir su economía de forma unilateral.

«El presidente ama a América,  y yo amo América, el presidente ama a los estadounidenses, y yo también, por supuesto, estudié aquí, adoro la Coca-Cola, a Disneylandia», dijo Guedes,  al tiempo que destacó que  Bolsonaro tiene un programa económico «agresivo» en la dirección correcta.

En su discurso  resumió  ante los inversionistas su plan económico en tres pilares: reforma tributaria para bajar impuestos, apertura al exterior y privatizaciones.

En este sentido, invitó a los estadounidenses a invertir con fuerza en el país suramericano, sobre todo en el área de infraestructuras y en la industria petrolera,  y subrayó que “Brasil está vendiendo».

«De aquí a tres o cuatro meses estaremos vendiendo petróleo, el ‘presal’ (yacimientos en las profundidades marinas); estamos de puertas abiertas para esos negocios», dijo.

Guedes reafirmó  que la base de su plan económico es la reducción del Estado y la disminución del gasto público y aseguró que hasta la llegada del presidente Jair Bolsonaro, nadie tenía «los huevos» para hacerlo.

«Tenemos que hacer como cualquier empresa haría, vender sus propiedades, y  reducir la posibilidad de gastos futuros», dijo citado por el portal Brasil Económico.

«Nosotros tenemos más de 50 impuestos,  y vamos a disminuirlos a 5, 6 o 7 impuestos, como en cualquier sistema ordinario» señaló al tiempo que indicó que se espera reducir también el número de funcionarios públicos.

Según Guedes, el 50% de los funcionarios públicos se retirarán «en los próximos 5 o 6 años» y no se contratarán nuevos trabajadores para cubrir estos puestos de trabajo”.

En el discurso  ratificó que el gigante suramericano dio un giro a la derecha , por lo que los inversionistas norteamericanos pueden esperar la aplicación de políticas neoliberales.

Por tal motivo, afirmó que bajo la gestión de Bolsonaro, Brasil merece un «trato diferente«, ya que dejó de «andar  con la pierna izquierda» para “andar con la pierna derecha».

«Merecemos un trato diferente al que teníamos antes», afirmó.

Un Chicago Boy toma las riendas de Brasil

El  ultraliberal Paulo Guedes  dirige el superministerio de Economía brasileño que reúne funciones que desempeñaban tres ministerios: Hacienda, Planificación e Industria y Comercio Exterior.

Esta fusión deja clara la visión de Bolsonaro del Estado: cuanto más pequeño, mejor y revela además el tamaño del poder que le concedió  a su gurú económico.

El mandatario nunca ha negado su escaso conocimiento sobre economía, y por ende  le dio carta blanca a su súper ministro para que ponga en marcha una receta liberal, basada en el incentivo al libre mercado, las privatizaciones y un severo ajuste fiscal.

Guedes de 69 años se graduó en la Universidad Federal de Minas Gerais, aunque luego obtuvo su maestría y doctorado en la Escuela de Economía de la Universidad de Chicago, el semillero de economistas apegados al libre mercado, por lo que se le considera un discípulo de los “Chicago Boys”, el grupo liderado por Milton Friedman que a raíz de 1950 influenció las reformas liberales en países como Estados Unidos y  Reino Unido, así como en Chile, durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Resultado de imagen para Chicago Oldies brasil

Para componer el superministerio, Guedes reunió a los economistas que, como él, pasaron por la Universidad de Chicago, y que ha sido bautizado como Chicago Oldies (Chicago viejos), entre los que figura el presidente de Petrobras, Roberto Castello Branco.

Sin embargo, el nombramiento de Guedes le está trayendo complicaciones a Bolsonaro,que a menos de cumplir tres meses en el poder la valoración positiva de su desempeño es de 38,7% (11% “muy buena” y 28% “buena”) , una cifra baja al compararse con  el primer trimestre del primer mandato de Lula da Silva (2003) quien ostentaba un 56,6% de calificaciones “buenas” y “muy buenas” y  con el 49,5% de calificaciones positivas en su segundo mandato (2007).

También es baja con respeto a mismo periodo del primer mandato de Dilma Rousseff, quien obtuvo un 49,2% de calificaciones “muy buenas” y “buenas”.

Asimismo, el índice de confianza empresarial elaborado por la Fundación Getulio Vargas (FGV) cayó 0,7 puntos en febrero.

«Pasado el período de luna de miel con el nuevo gobierno, la retomada de la confianza empresarial será limitada en tanto los niveles de incertidumbre económica permanezcan elevados», explicó Aloisio Campelo, director de Estadísticas Públicas de la FGV.

En esta valoración influye  el polémico proyecto de reforma de las jubilaciones presentado por  Guedes, y que genera un 45,6% de rechazo.

El proyecto establece una edad mínima de jubilación de 62 años para las mujeres y 65 para los hombres y determina que quienes quieran jubilarse con una pensión completa deberán contribuir durante 40 años.

Hasta ahora, los brasileños se jubilaban principalmente por años de contribución, 30 años para las mujeres y 35 para los hombres. Por lo tanto, quien empezaba a trabajar a los 16 o 18 años lograba jubilarse antes de los 50.

Resultado de imagen para trump y bolsonaro

Alineamiento ultraderechista

En su encuentro de este martes, los presidentes  Donald Trump y Jair Bolsonaro, celebraron el alineamiento bilateral ultraderechista sin precedentes entre Brasilia y Washington.

Bolsonaro, rompió la tradición de los electos mandatarios brasileños de realizar su primera visita oficial a Argentina y decidió conocer  por fin a su admirado Trump.

En su encuentro no disimuló su emoción y le regaló una camiseta de la selección brasileña con el número 10 de Pelé.

Resultado de imagen para trump y bolsonaro

También manifestó su apoyo al muro que Trump pretende construir en la frontera con México:

«La gran mayoría de los inmigrantes no tienen buenas intenciones«, dijo.

Acuerdos y servilismo

El encuentro dejó ver el interés de Bolsonaro por servir a los intereses de Trump, ambos mandatarios acordaron que la base militar de lanzamiento de cohetes espaciales de Alcántara, en el norte Brasil,  estará a disposición de los Estados Unidos.

Resultado de imagen para lanzamiento de cohetes espaciales de Alcántara

“La proximidad de Brasil con la línea del Ecuador hace que sea un sitio ideal para lanzamientos. Será más barato hacerlo desde allí, es un buen acuerdo», festejó Trump.

Adicionalmente, Brasilia le concedió a Washington una cuota anual de 750.000 toneladas de trigo sin aranceles, con lo que duplicará su venta al mercado del gigante suramericano, mientras que Argentina perderá un cupo de 300 millones de dólares.

Bolsonaro también anunció que a partir de abril los ciudadanos estadounidenses podrán ingresar a Brasil por tiempo indeterminado y sin la necesidad de visa. Aunque los brasileños que quieran ir a EE.UU. deberán cumplir con las mismas exigencias que cualquier inmigrante o turista.

De hecho, el año pasado, el 12,73% de las peticiones brasileñas de visado norteamericano fueron denegadas.

A cambio, Trump asomó una posible reducción de barreras arancelarias bilaterales.

El presidente (Jair) Bolsonaro y yo estamos empeñados en abatir las barreras comerciales», dijo el mandatario estadounidense.

Resultado de imagen para brasil otan

Reveló  además que piensa «hablar con mucha gente» ya que quiere a Brasil como un “aliado fuera de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), e incluso hasta un aliado dentro de la OTAN”  y que respaldará también el ingreso de ese país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE),que permite a economías de corte liberal ser mejor calificadas para recibir inversiones.

«Vamos a apoyar (la entrada de Brasil en la OCDE); tenemos una óptima relación en varios aspectos; es lo que vamos a hacer para honrar al presidente (Jair Bolsonaro) y a Brasil», afirmó Trump.

Resultado de imagen para trump y bolsonaro

Unión contra Venezuela

Un punto clave del encuentro fue el abordaje del tema Venezuela, ya que que ambos mandatarios están empeñados en derrocar a su presidente constitucional, Nicolás Maduro.

Aunque Trump persistió con la canción: “todas las opciones están sobre la mesa«, Bolsonaro fue más cauteloso.

Al ser consultado acerca de si cedería territorio para un ataque estadounidense contra Venezuela, el brasileño evitó una respuesta concreta, dada la constante y férrea negativa del ejército de su país a intervenir en la nación vecina.

«Hay ciertas cosas que si se divulgan dejan de ser estratégicas, no se puede hacer público eso. Es una cuestión de estrategia y todo lo que que se habló aquí será honrado», dijo, haciendo un gesto de lealtad con mandatario norteamericano.

Resultado de imagen para trump y bolsonaro

Rendimiento ideológico y simbólico

Pese a los acuerdos, la visita de Bolsonaro a Estados Unidos  fue percibida  por los analistas como un acto más ideológico que comercial .

Según el diario Folha de Sao Paulo, los empresarios brasileños reconocen que están decepcionados por la falta de anuncios concretos en la agenda comercial y consideran a la reunión entre los dos presidentes como algo meramente simbólico y un primer paso para profundizar las relaciones comerciales entre los dos países.

No se produjo la firma el acuerdo de reconocimiento mutuo de operadores económicos autorizados, que debe facilitar los trámites de importación y exportación para un grupo selecto de empresa.

Resultado de imagen para carne bovina brasil

Tampoco se anunció la reapertura del mercado estadounidense a la carne bovina procedente de Brasil y mucho menos el “Global Entry”, un tratado que permitiría la entrada libre a EE.UU. de viajeros brasileños frecuentes.

“Los mercados muestran escepticismo, porque no se firmó un acuerdo importante, concreto. Nada que mude los precios en activo”, señaló Filipe Carvalho, analista de la consultora Eurasia.

Resultado de imagen para CIA

Sin embargo, en el plano político las alarmas se encendieron. En primer lugar la visita de Jair Bolsonaro a la sede de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) causó rechazo, ya que este órgano de inteligencia es conocido por su participación en golpes de Estado en varios países del mundo.

El periodista brasileño Paulo Henrique Amorim, afirmó que “ningún presidente brasileño se prestó a tamaña humillación, ni siquiera los generales del régimen militar (1964-1985) que llegaron y se mantuvieron en el poder con la ayuda de la inteligencia estadounidense.

El excandidato presidencial y líder del partido PSOL, Guilherme Boulos, calificó la visita de Bolsonaro a la CIA como “una vergüenza” y agregó que “eso demuestra que él es una gran amenaza para la paz en Suramérica”.

Por su parte, el ex embajador de Brasil en Estados Unidos (2004-2006),Roberto Abdenur, declaró que  Bolsonaro dio signos de una política exterior «altamente ideológica» y alineada a los designios de Trump  y que pueden alejar a Brasil de otras naciones y ser «profundamente negativos» para los intereses del país.

«Paradójicamente, el gobierno Bolsonaro, que tanto insiste en la defensa de la soberanía de Brasil, está perjudicando esa soberanía, si decide alinearse incondicionalmente con Estados Unidos en el campo de la política internacional. Veo con preocupación el riesgo de que esto ocurra «, afirmó Abdenur en una entrevista con la BBC Brasil.

«Yo temo mucho que el presidente acabe poniéndose en una postura subalterna al Trump. Espero que eso no ocurra”, alertó.

Te interesa leer:

Trump quiere sumar a Brasil a la OTAN ¿para reforzar la guerra o la paz?

Almuerzo con Bolsonaro en La Moneda suma rechazos en el Congreso

4,171,554FansMe gusta
116,545SeguidoresSeguir
290,299SeguidoresSeguir
16,288SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Patricia Espitia: historia de una víctima de ataque con acido

En Colombia se registran alrededor de 100 agresiones de este tipo al año y, con una población de unos 48 millones, es uno de...