• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Bolivia avanza a paso firme para ingresar al mercado mundial del litio como el primer proveedor latinoamericano de baterías y otros productos con valor agregado, dijo este viernes a Sputnik el presidente Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Juan Carlos Montenegro.

    “Hemos tomado la decisión de no quedarnos solos en extractivismo de materia prima, y estamos constituyéndonos en el país de la región que más avanza en la cadena de agregación de valor al litio”, afirmó Montenegro.

    Alvarado destacó que esa es “una gran diferencia” entre la estrategia boliviana de explotación de salares y la de otros productores regionales, como Chile y Argentina, que han tomado la delantera en el mercado de carbonato de litio, que si bien es producto industrial no pasa de ser un insumo.

    Bolivia, en cambio, comenzará a exportar baterías de ion litio inicialmente a Alemania en un plazo de tres a cuatro años, cuando entre en producción una fábrica que YLB montará en sociedad con el grupo alemán ACI Systems, elegido como socio estratégico.

    El acuerdo inicial de YLB con ACI prevé la producción de baterías de ion litio con una capacidad total de 8 gigawatios/hora al año, a tono con la dimensión de las grandes fábricas de baterías de los países industrializados.

    El proyecto de baterías, de creciente demanda en las industrias automotriz y de aparatos electrónicos móviles, será la culminación de una década de preparación que incluyó el desarrollo de tecnología local, partiendo de la decisión política de tener una industria de punta bajo control estatal.

    “A diferencia de países vecinos que concedieron sus reservas a privados para que produzcan y exporten carbonato de litio, el Gobierno de Evo Morales ha decidido no entregar esas reservas a extranjeros, sino ser el protagonista de una revolución industrial, en un negocio de alto valor agregado en el que los extranjeros son eventualmente socios”, dijo Alvarado.

    Este proceso comenzó en 2008, cuando Morales creó una Gerencia de Recursos Evaporíticos para definir el aprovechamiento de las enormes reservas de litio, potasio y otros productos no metálicos de los salares altiplánicos, especialmente el gigante de Uyuni (suroeste), de más de 10.000 kilómetros cuadrados.

    Esa gerencia, convertida luego en YLB, desarrolló tecnología propia de explotación de las sales de Uyuni y producción piloto de cloruro de potasio, carbonato de litio, cátodos y baterías de ion litio para teléfonos móviles y computadoras portátiles.

    Alvarado dijo que estos trabajos permitieron a YLB diseñar sus fábricas de dimensiones industriales: la de cloruro de Potasio que será inaugurada a fines de agosto, otra de carbonato de litio cuya construcción comenzará en cuestión de semanas, y la de baterías de litio en sociedad con ACI.

    “Decir que estamos atrasados no tiene sustento, estos proyectos son de larga maduración, por varios factores, y creo que vamos por el camino más responsable y que si hablamos de tiempos, estamos en una media, a punto de ver frutos nueve años después de haber iniciado los primeros trabajos de campo”, afirmó.

    El presidente de YLP indicó, en comparación, que los principales proyectos de explotación de litio en Chile tuvieron una maduración de al menos 14 años, y que en Argentina los plazos para llegar a productos comerciales fueron de hasta 12 años.

    Añadió que Bolivia, que posee la que se considera la mayor reserva mundial de litio, no está llegando tarde al mercado mundial porque este apenas ha comenzado a desarrollarse, con perspectivas de demanda muy prometedoras.

    “Lo que pasa es que podíamos habernos satisfecho con ser un gran productor mundial de carbonato de litio, que es un insumo clave para las industrias de vidrio, lubricantes, baterías y otros, pero la decisión es que tenemos que avanzar más”, insistió.

    Indicó que, además de la explotación de Uyuni, Bolivia avanza en proyectos para sacar provecho de otros salares importantes como Coipasa (oeste) y Pastos Grandes (suroeste), en cooperación con empresas de otros países.

    En este marco, la rusa Rosatom está interesada en desarrollar proyectos de explotación e industrialización de litio con alto valor agregado, y YLB espera una propuesta final en las próximas semanas. (Sputnik).

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...