• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    Un explosivo colocado en el baño de un alojamiento en la ciudad de Oruro ha sido desactivado este sábado por los efectivos de la Policía boliviana, informó este domingo el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en declaraciones al programa El Pueblo es Noticia.

    “Se trata de un pequeño explosivo; una dinamita de 5 centímetros de largo por 2,5 de diámetro, de esas que se usa en manifestaciones. La dinamita fue arrojada al baño, no estaba activada”, precisó Romero.

    Hace una semana Oruro sufrió dos atentados que causaron 12 muertos y 60 heridos. Al respecto, el ministro confirmó que en la primera explosión del sábado pasado fue utilizado un explosivo atado al carrito de una vendedora ambulante.

    De este modo se descartó la versión de que la detonación fuera provocada por el estallido de un botellón de gas licuado debido a su manipulación errónea por parte de la vendedora, quien falleció, al igual que cuatro de sus familiares, recuerda RT en español.

    La segunda explosión, registrada tres días más tarde, fue causada por 3 kilos de dinamita que “alguien ha colocado” a 70 metros del puesto de otra vendedora de comida, declaró Romero.

    Las investigaciones de los tres casos están en marcha y por el momento no hay detenidos. Tampoco han sido revelados los autores y sus móviles.

    “Son dos hechos sin precedentes en el país y las investigaciones son complejas pero estamos avanzando”, aseguró el ministro de Gobierno. Cabe mencionar que la ciudad de Oruro es una urbe minera, por lo que la dinamita allí se vende libremente a los mineros.

    Loading...