• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los brasileños van hoy a las urnas para definir el nombre del presidente que conducirá su destino en los próximos cuatro años. Deciden, entre el ultraderechista Jair Bolsonaro y Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores. Quién de los dos será capaz de poner el país de 209 millones de personas en el camino de una firme recuperación económica, después de dos años de una economía a cámara lenta.

    El próximo mandatario heredará un país con dos años en recesión (2015 y 2016) y otros dos bajo una recuperación anémica. El país aún no retoma la actividad que tenía previa a la crisis, aunque los expertos apuntan a que, quizá, en 2020, pueda lograrlo.

    La previsión es que en 2018 el PIB mejore un 1,4%, después de haber crecido solo un 1% en 2017. Son resultados insignificantes para un país con muchos retos por atender.

    “En este momento no hay garantías de que este ritmo se mantenga”, explica Silvia Matos, del Instituto de Economía (Ibre) de la Fundación Getúlio Vargas.

    Brasil, el próximo presidente heredará un país que crece por debajo de su potencial

    Foto: Web

    La tarea más urgente para el nuevo mandatario, a ojos de los ciudadanos, es retomar la confianza de un país partido en dos por la política y, al mismo tiempo, mejorar el ritmo de la actividad económica para romper el círculo vicioso instalado hace algunos años, como señala el empresario Marcio Nahas.

    “El desempleo creció. Con más gente sin trabajo se vende menos en las tiendas. Y con ventas inferiores, los empresarios tuvieron que recortar”, comenta Nahas, dueño de una tradicional tienda de tejidos y añade que tuvo que reducir un 30% de su plantilla para sobrevivir a los tiempos difíciles.

    Desempleo creció

    Actualmente Brasil suma en total 12,7 millones de personas sin empleo con una tasa de paro del 12,1%. Supera en dos a la de cuatro años atrás cuando se celebraron las elecciones, que se ubicaba en 4,8% y el país se complacía en tener una situación de pleno empleo.

    La deuda pública pasó de un 55,4% del PIB en 2014 a un 77,3% este año, según los cálculos del Banco Central de Brasil. Por la metodología del Fondo Monetario Internacional (que incluye los títulos del Tesoro como garantía de compromisos), el cuadro clínico es aún más agudo, con un 85,92% (dato de agosto) de deuda sobre el PIB. Otra espada en la cabeza del próximo presidente.

    Brasil, el próximo presidente heredará un país que crece por debajo de su potencial

    Foto: Web

    Se trata, según los expertos, de una bomba de relojería que puede estallar y profundizar el marco negativo de la economía si los ajustes no se realizan a tiempo. Ya son cinco años en que Brasil no logra alcanzar un superávit en las cuentas públicas. Aunque haya congelado los gastos públicos en 2017.

    El déficit primario esperado para este año supera los 31.000 millones de euros, cifra equivalente a un 2% del PIB, y la expectativa para 2019 es que el resultado siga siendo negativo. “Sea quien sea el próximo presidente de Brasil, encontrará una situación extremamente frágil”, alerta el economista Claudio Frischtak.

    Reforma de las pensiones

    La legislación actual establece que los brasileños se pueden jubilar en función del periodo de contribución a la seguridad social —30 años para mujeres y 35 para hombres—. Por lo tanto, quien empezaba a trabajar a los 16 o 18 años lograba jubilarse antes de los 50, con edad productiva por delante. Michel Temer propuso fijar una edad mínima de retiro de 53 años para las mujeres y de 55 años para los hombres, y subir ese límite hasta los 62 y 65 años, respectivamente, a lo largo de dos décadas.

    Sin embargo, más del 70% de los brasileños está en contra de la propuesta, según una encuesta reciente, lo que demuestra que no será un asunto fácil tampoco para el próximo Gobierno.

    Desigualdad galopante

    En las últimas décadas Brasil ha logrado reducir de forma notable la tasa de pobreza. Sin embargo, sigue siendo un país muy desigual desde el punto de vista económico. Las seis mayores fortunas del país acumulan una riqueza equivalente a los recursos que poseen los 100 millones de habitantes más pobres, según un informe publicado por Oxfam International.

    “El mercado vive una luna de miel con Bolsonaro”, reconoce Silvio Cascione, de la consultoría Eurasia. “Pero este idilio puede ser más corto de lo que se imagina”. La advertencia de este experto se basa en que no hay soluciones rápidas para los problemas complejos de Brasil.

    Brasil, el próximo presidente heredará un país que crece por debajo de su potencial

    Foto: Web

    También es una incógnita la reacción de la sociedad cuando se dé cuenta de que el plan de este candidato es proseguir un ajuste que, en la práctica, les recortará derechos. Por el contrario, en ese juego de equilibrios que tendría que efectuar en caso de llegar a la presidencia, sus respuestas podrían no estar a la altura de sus promesas, decepcionando con ello al mercado.

    Más cambios

    De una tasa de inversión del 20,4% del PIB en 2014, Brasil pasó a un 15,6% en 2017, muy lejos de las necesidades para lograr un crecimiento sostenible. Difícil deslindar de este menor gasto la crisis política que estalló con las investigaciones de Lava Jato sobre Petrobras. Las empresas de construcción e infraestructuras se vieron implicadas en las denuncias de soborno, y el país vivió un efecto dominó. Todo se estancó.

    La parálisis económica contaminó también el comercio exterior de Brasil. Las exportaciones cayeron de 256.000 a 225.000 millones el año pasado. “No sabemos cómo va a terminar la guerra comercial entre China y Estados Unidos y eso nos afecta”, comenta José Augusto Castro, presidente de la Asociación Brasileña de Comercio Exterior. Es un panorama para nada fácil el deberá enfrentar el vencedor de la segunda vuelta electoral en Brasil.

    Otras noticias de interés

    Inicia segunda vuelta electoral en Brasil entre Bolsonaro y Haddad

    Elecciones en Brasil: En claves dos modelos antagónicos en pugna

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...