• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La depuesta presidenta constitucional de Brasil, Dilma Rousseff, encabezará hoy en Río de Janeiro un acto que bajo el título de ”Brasil un año después del golpe”, donde evaluará la agenda de retrocesos sociales, políticos y económicos implementada por el gobierno de Michel Temer.

    Organizado por el diputado federal del Partido de los Trabajadores (PT) Wadih Damous y por el periódico Brasil de Fato, que conmemora así su cuarto aniversario, el evento contará también entre sus invitados con el reconocido cantautor Chico Buarque y otros artistas manifiestamente opuestos al golpe parlamentario-judicial contra Dilma que se concretó el 31 de agosto del 2016.

    En declaraciones a esa publicación, el legislador petista anticipó que el debate de esta tarde-noche en la sede de la Asociación Brasileña de Prensa tiene como objetivo ‘rescatar la memoria del golpe y discutir las tareas para retomar las luchas contra los golpistas’.

    Cabe recordar que el plan neoliberal en lo que a materia económica se refiere y totalitario con respecto a la política todavía está en curso en Brasil, “con la tentativa de impedir al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva que pueda ser candidato en las elecciones de octubre de 2018”, subrayó Damous.

    Imagen de archivo

    A juicio de los organizadores del encuentro, el escenario nacional un año después que Dilma Rousseff fuera apartada definitivamente del puesto en que la colocaron con su voto más de 54 millones de ciudadanos “confirma que el golpe fue contra los trabajadores brasileños”. Entre las evidencias que sostienen esa afirmación mencionan el aumento del desempleo, la contracción de la economía y el desmantelamiento de derechos y políticas sociales mediante la imposición de un programa de impopulares reformas.

    En un comunicado difundido la semana pasada, el Partido de los Trabajadores denunció que en el país del golpe, las grandes decisiones son tomadas en Washington y Wall Street, y la orden dada es vender y saquear a Brasil. ‘El golpe siempre tuvo como propósito principal hacer retroceder a Brasil a la época colonial, de país pequeño, dependiente, tecnológicamente atrasado y sumiso a los intereses del gran capital internacional’, remarcó el documento, tal como reseña Prensa Latina.

    La declaración del partido que durante más de 12 años gobernó Brasil colocándolo entre las primeras seis economías del mundo y excluyéndolo del mapa mundial del hambre, fue emitida a propósito de la ampliación del plan de privatizaciones anunciado por el gobierno de Michel Temer. “En realidad, el verdadero motivo para la implantación de esas medidas anti-brasileñas es realizar grandes negociados que solo enriquecerán a los golpistas y sus socios en detrimento de los intereses nacionales”, advirtió el documento

    Señala, además, que las justificaciones pretextadas para cometer esos crímenes contra el patrimonio público y la economía nacional son las mismas presentadas en la época de Fernando Henrique Cardoso: reducir déficits, disminuir costos para el consumidor y aumentar la eficiencia económica. Sin embargo, como en aquella época, ninguna de ellas se sustenta, alertó el PT y llamó ‘a la población que ama a Brasil y a todas las fuerzas nacionales’ a resistir de cualquier forma posible esos crímenes que – dijo – condenan al país y las futuras generaciones a la desigualdad, la dependencia, el atraso y la sumisión.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...