• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La trama de corrupción de Odebrecht involucra los mandatos presidenciales de Toledo, Alan García, Ollanta Humala así como a la excandidata presidencial, Keiko Fujimori, y a la exalcaldesa de Lima Susana Villarán todos estos representantes de la centro derecha peruana la cual cada vez está más desprestigiada.

    A pesar que el Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, no tuvo piedad de Alejandro Toledo y aprobó el pedido de extradición del expresidente Alejandro Toledo prófugo de la justicia de su país acusado de recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, él mismo tuvo que dimitir al conocerse sus procedimientos para torcer la voluntad de parlamentarios en un juicio en su contra.

    Amigos y socios


    Toledo la semana pasada pasada acusó al partido Apra y al fujimorismo de concertar una estrategia para sacar al hoy, también expresidente de Perú Pedro Kuczynski del poder con base a denuncias de corrupción en su gobierno, lo cual, para algunos lo hacía con la intención de evitar que aprobara la solicitud de extradición.
    Sin embargo, Kuczynski y su Consejo de Ministros aprobó la medida , que había sido solicitada por el juez anticorrupción Richard Concepción Carhuancho al hacerse pública grabaciones de video y audio que lo implicaban en un caso de soborno a parlamentarios.

    Kuczynski ,ex ministro de Economía del presidente Toledo no tuvo otra opción que intentar disminuir el escándalo de soborno, utilizando a su socio en la trama de corrupción de Odebrecht, con la intención de desviar los titulares de los medios del mundo con respecto a Perú con la noticia de extradición de Toledo y su esposa.

    La Sala Penal Nacional de Perú, emitió hace más un año una orden internacional de captura contra Toledo a quien se le imputan los presuntos delitos de tráfico de influencias, colusión y lavado de activos en agravio del Estado.

    Para Toledo la caida de Kuczynski era cuestión de tiempo tomando en cuenta que a su juicio el fujimorismo y el aprismo, hacían un cajón para enterrar su mandato.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...