• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La nueva campaña internacional que busca desarticular al gobierno de Venezuela, tiene agendada un día y una hora para su lanzamiento oficial. El próximo 10 de enero se vislumbra como un  hito en la presión ejercida contra la nación suramericana. Esta fecha marcará la agenda internacional, pues está dividiendo las aguas entre las potencias globales.

    40 países amenazan con cortar relaciones diplomáticas o reducir sus lazos con Venezuela a partir de que ese día, en que Maduro comienza un nuevo mandato de seis años.

    Según estos sectores Maduro, no fue reelecto y su período termina el 10 de enero de 2019. Con éste argumento se han establecido alianzas entre el Gobierno de los Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y los países latinoamericanos del llamado grupo de Lima, para incrementar la intensidad de sus ataques contra Venezuela, a través de rupturas diplomáticas, bloqueos y sanciones, que tienen como objetivo deteriorar la economía y crear un clima de inestabilidad e ingobernabilidad, dando así pie a otras acciones directas de intervención.

    Todo lo anterior se vería manifestado, entre otras consecuencias, en la ya complicada economía venezolana.

    Sin embargo, la nación suramericana ha establecido alianzas estratégicas con los gobiernos de Rusia, China y Turquía, que han reafirmado públicamente y con acciones concretas su respaldo ante el asedio internacional, lo que pone cuotas de incertidumbre en el resultado de los asedios, pues se miden fuerzas geopolíticas y económicas de gran envergadura.

    Bloqueo a Venezuela

    Como parte ésta nueva fase de hostigamientos contra Venezuela, se espera que la mayoría de los integrantes del Grupo de Lima y los 28 miembros de la Unión Europea (UE) corten o reduzcan drásticamente sus relaciones diplomáticas con el país suramericano, lo que incluiría el retiro de sus embajadores.

    “Tengo la impresión de que va a aumentar la presión de países con claras demandas de tipo democráticas. (…) Tengo la impresión, también de que en Europa va a seguir aumentando esta percepción y esto debe ir acompañado de otras medidas”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores chileno Roberto Ampuero en una entrevista con el Nuevo Herald.

    Indicó que la  presión sobre Venezuela se producirá de acuerdo  “con las circunstancias que se vayan dando”.

    No hay una receta única. Cada país debe saber cómo expresa su crítica frente al régimen de Venezuela y los efectos sobre la región”, dijo.

    Por su parte, el canciller peruano Néstor Popolizio, quien lidera el Grupo de Lima, anunció que propondrá a los países de la región romper relaciones diplomáticas con Venezuela.

    Asimismo,  informó que también  impulsará sanciones económicas y migratorias para funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro.

    “Lo que queremos es que la presión internacional genere una movilización de la oposición venezolana y que consiga el mecanismo para salir del régimen de Maduro”, señaló.

    Popolizio señaló además que los gobiernos del Grupo de Lima conformado por  Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, tienen constante comunicación con la Unión Europea para acordar nuevas medidas contra el gobierno venezolano.

    Ratificó que el grupo se reunirá el próximo 19 de diciembre en Bogotá, para debatir sobre las acciones que tomarán en contra del Gobierno chavista.

    Para el analista internacional, Luis Daniel Álvarez, este bloqueo diplomático  generará consecuencias económicas porque “desincentiva el tema comercial” y recordó que en la actualidad la mayoría de los países “tiene sus misiones diplomáticas al mínimo” en Venezuela.

    “La globalización es un hecho y la globalidad es una realidad, el que no hayan representantes diplomáticos lleva a que no se pueda profundizar en facilidades económicas; en que aumenten los controles para los ciudadanos de un país, en este caso Venezuela, que viajen a otro lugar; complica más las cosas para las empresas y hace más engorroso cualquier trámite administrativo”, dijo citado por Efecto Cocuyo.

    Presión de la Unión Europea

    Como parte del plan para aislar a Venezuela, la Unión Europea (UE) ha venido aplicando sanciones a funcionarios del gobierno venezolano, incluyendo al propio presidente Maduro, argumentando supuestas  violaciones a los derechos humanos, blanqueo de capitales y vínculos con bandas delictivas y el narcotráfico.

    Así las cosas, las agresiones y sanciones se intensificarán a partir de próximo 10 de enero cuando se produzca la toma de posesión de Maduro para el período 2019-2025.

    De hecho, la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, informó este lunes que los ministros de Relaciones Exteriores europeos acordaron una línea común de actuación.

    Aseguró que enviarán a las autoridades del Gobierno bolivariano una señal clara frente a la postura que tomarán después del 10 de enero.

    “Estoy convencida de que la señal será clara y equilibrada para las autoridades venezolanas”, dijo citada por EFE.

    Mogherini reiteró que la Unión Europea no cambiará su política de presión ni las sanciones a Venezuela. Además, y señaló que avanzan en la conformación de un Grupo de Contacto para intentar crear las condiciones para instalar un proceso político que permita la asunción de un nuevo gobierno.

    Por su parte, Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores de España, también informó que ese grupo de contacto complementaría las sanciones, para así encontrar “una salida a la crisis en Venezuela”.

    El alicate Trump

    Para el presidente estadounidense Donald Trump, cuya posición se ha debilitado en el último tiempo, “todas las opciones están sobre la mesa“ con el fin de aislar y acorralar al gobierno venezolano, por lo que no ha cesado de decretar sanciones unilaterales.

    Desde agosto de 2017 su administración ha promulgado órdenes ejecutivas en las que se  prohíbe a cualquier ciudadano, institución o empresa estadounidense adquirir deuda venezolana o activos y propiedades pertenecientes al Gobierno de Venezuela en Estados Unidos, incluidas aquellas inversiones derivadas de la empresa Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

    Asimismo, para  debilitar la economía venezolana, Washington ha establecido sanciones contra las exportaciones de oro de Venezuela y restricciones a  las transacciones financieras estadounidenses que involucren a la criptomoneda Petro, respaldada en las reservas de petróleo del país suramericano.

    Con el apoyo de sus gobiernos aliados de América Latina y de naciones europeas, Trump ejerce presión como un alicate para  llevar la situación económica de Venezuela al límite y acorralar a Maduro para sacarlo del poder.

    “La estrategia de Estados Unidos es internacionalizar la situación venezolana con la misma fórmula que ha venido implementando a partir de las sanciones económicas, del bloqueo financiero, de las presiones políticas y la búsqueda de una alianza que vaya más allá de lo regional”, alertó el politólogo Walter Ortiz en declaraciones a Sputnik..

    ¿Más sanciones y aislamiento?

    Según el diario The Washington Post  el próximo paso de Trump es declarar a Venezuela como país que apoya al terrorismo, por sus supuestos nexos con la ex guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la organización islámica Hezbolá.

    Esta lista, integrada por ahora por Irán, Corea del Norte, Siria y Sudán, está reservada a los países que han “apoyado actos de terrorismo internacional en reiteradas ocasiones” y acarrea sanciones severas, entre las que figuran la imposibilidad de recibir ayudas norteamericanas; de comprar ni vender armamento en territorio norteamericano.

    Asimismo, al país se le bloquean los créditos en el Banco Mundial y cualquier transacción comercial queda sujeta a un estricto control por parte del Gobierno estadounidense.

    En el ámbito comercial, las sanciones  pueden limitar la compra de petróleo venezolano por parte de empresas norteamericanas, lo que sería un duro golpe a la economía de esta nación que exporta  más de  600.000 barriles diarios de crudo a EE UU.

    El analista internacional venezolano, Carlos Romero,  alertó sobre los peligros de calificar a Venezuela como una nación que apoya al terrorismo, “porque sería el primer país de Latinoamérica que, aparte de Cuba, habría sido incluido en esa lista y sería sumamente grave para la estabilidad del gobierno venezolano y sus relaciones internacionales, porque podría darse el caso de que otros países emularan la decisión de EE UU”.

    Con respecto a la decisión del The Washington Post, de publicar esta “supuesta medida”,  el analista recordó que “uno de los elementos de la política internacional es el tema de los medios, y las campañas políticas forman parte de la promoción de temas a favor o en contra de un gobierno.

    “Fácilmente se observa que esa noticia del Washington Post, para algunos podría ser una fake news o una promoción de ese tema en el ámbito de EE UU. Pero sabemos  que nuestro país forma parte de un debate, no solo en la Casa Blanca sino en el Congreso, y podría pensarse que esa noticia es malintencionada, con el propósito de evaluar negativamente a Venezuela  e imponer esa tesis. Eso forma parte del debate”, dijo en declaraciones al portal Analítica

    Para Romero una situación de este tipo sería muy perjudicial para el país y se puede esperar que se asuma esta decisión, “tomando en cuenta que el presidente Trump en muchos casos toma medidas producto del hígado y no racionales”.

    “Si se analiza que en el debate sobre Venezuela también forman parte el Pentágono y los organismos de inteligencia de EEUU, además de dirigentes opositores que hablan abiertamente de agudizar las medidas contra Venezuela”, dijo.

    Por su parte,  el analista internacional, Hernán Herrera, afirmó que el anuncio que hizo The Washington Post busca acrecentar  la matriz de opinión de que Venezuela es un país forajido facilitador de terrorismo,  y alertó que “eso se va a acrecentar de aquí al 10 de enero cuando el presidente Maduro asuma su nuevo mandato y se le acuse de que no es un gobierno legítimo”.

    “Al incluir a Venezuela en esa lista, inmediatamente se la vincula con delitos como narcotráfico, trata de personas, tráfico de inmigrantes y delincuencia organizada. EEUU con esa medida busca el camino para bloquear al país, para hacerse de sus recursos naturales, que es su fin último, y alejar las inversiones extranjeras. Ya hay empresas canadienses y estadounidenses que participan aquí en negocios asociados con los minerales a las que les cuesta acceder a las divisas”, afirmó.

    Mientras, el analista Alonso Centeno, afirmó que “la primera misión que tiene una potencia como EE UU, o cualquier imperio en la historia de la humanidad, contra un país al que quiere comprometer o subyugar es aislarlo”.

    Señaló que el propósito es impedir el desarrollo de los ciudadanos de ese país para que ellos mismos “sean los que tomen una decisión contra el Gobierno y lo derroquen”.

    Para Centeno es muy probable que a corto plazo el gobierno de Trump decida incluir a Venezuela en la lista de países que incentivan el terrorismo, lo que traería efectos inmediatos para sobre los cuales el gobierno venezolano está al tanto y  por lo  ha venido forjando alianzas para enfrentar esta arremetida.

    “Definitivamente,  las empresas multinacionales jamás van a participar en unas inversiones conjuntas en un país que esté en esa lista. Pero, en este caso, Venezuela tiene un abanico de alternativas que está manejando desde que empezó el bloqueo financiero contra el país. Venezuela ha estado abriendo un compás de oportunidades con otros países como Rusia y China que han manifestado que quieren seguir haciendo negocios con Venezuela”, dijo a Analítica.

    Apoyo internacional

    El constituyente Julio Chávez manifestó que el Gobierno venezolano está preparado para que, a partir del 10 de enero, varias misiones diplomáticas que desconocieron los resultados electorales del 20 de mayo, abandonen el país.

    “A partir del 10 de enero, al momento que se juramente el presidente Nicolás Maduro para un nuevo período constitucional, se iba a dar un cronograma de misiones diplomáticas que iban a abandonar nuestro país, porque esa fue la instrucción que le dio el Departamento de Estado norteamericano a todos estos gobiernos”, dijo en entrevista a Sputnik.

    Sin embargo,  aseguró que la decisión que puedan tomar esos países no afectará a Venezuela, pues “el Gobierno ha reforzado sus alianzas con otras naciones“.

    Lejos de aislar a nuestro país lo que ha hecho es fortalecernos a lo interno y potenciar las relaciones con aliados internacionales importantes como Rusia, China y Turquía y otros países que ya han abierto la posibilidad de intercambiar productos, bienes y servicios a través del criptoactivo petro”, afirmó.

    El propio presidente Maduro destacó que frente a la arremetida internacional,  “Venezuela está de pie articulándose e integrándose de manera soberana, en base al respeto y la cooperación con los países más poderosos del mundo”.

    En tal sentido,  indicó que el respaldo ofrecido por potencias económicas como China, Rusia y Turquía, representan un momento histórico para el país, puesto que son en beneficio y desarrollo mutuo en campos diversos como, el científicos, tecnológicos, financieros y económicos..

    “Estamos terminando un año exitoso en la geopolítica mundial de la revolución y hemos dejado el piso hecho para avanzar en el periodo 2019-2025 en la nueva geopolítica mundial“, expresó en declaraciones recientes.

    Acuerdos con China

    Recientemente China y Venezuela suscribieron nuevos convenios de cooperación en el sector energético, que incluyen financiamientos y planes de cooperación.

    De este modo,  la nación asiática se comprometió a intercambiar experiencias y robustecer el Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad, puesto en marcha por el Gobierno venezolano.

    Dentro de los acuerdos más importantes entre Venezuela y China resalta la alianza establecida con Petróleos de Venezuela, S.A. (Pdvsa) que prevé desarrollar importantes proyectos de inversión y el desarrollo de las empresas de hidrocarburos mixtas Petrourica y Petrozumano.

    Ambos países también rubricaron un acuerdo para fortalecer la cooperación entre la Corporación Nacional de Explotación de Gas de China (CNODC) y Petróleos de Venezuela (PDVSA) con el objetivo de explorar y explotar gas en el país caribeño.

    Con el respaldo de su homólogo homólogo chino, Xi Jinping, el presidente venezolano acordó también la integración de la nación caribeña en las Nuevas Rutas de la Seda, el proyecto global de inversión en infraestructuras del gigante asiático.

    En declaraciones a la televisión estatal china CCTV, recalcó que los acuerdos firmados “ratifican el camino del desarrollo compartido de las inversiones para hacer realidad el desarrollo de nuestras empresas mixtas”.

    También refirió a los “desafíos económicos” que ha enfrentado la nación suramericana como “producto de la guerra impuesta por países imperiales” y valoró el apoyo de China para solucionarlos.

    “Gracias a los acuerdos de la comisión mixta y a la sólida relación China-Venezuela, nuestro país pudo enfrentar esas circunstancias y les puedo decir que hoy Venezuela está de pie”, afirmó.

    Mientras que el presidente chino afirmó que su país siempre tiene en cuenta sus relaciones con Venezuela desde un punto de vista estratégico y de largo plazo, en un momento en el que “existen factores de inestabilidad en el mundo”, por lo que Pekín y Caracas “tienen que promover su confianza y amistad”.

    Respaldo de Rusia

    Durante su reciente visita a Rusia, el mandatario venezolano sostuvo una reunión con su homólogo ruso, Vladimir Putin, donde ambos líderes suscribieron importantes acuerdos en materia de defensa, finanzas, petróleo, comercio, entre otros sectores.

    En el ámbito petrolero las dos naciones firmaron una serie de contratos para garantizar inversiones por más de 5 mil millones de dólares con el fin de incrementar la producción de petróleo en Venezuela.

    De igual forma,  suscribieron contratos por más de mil millones de dólares para la producción de minería, principalmente en proyectos auríferos.

    “También hemos firmado el contrato para garantizar 600 mil toneladas de trigo para el pan del pueblo de Venezuela”, expresó el presidente Venezolano.

    En el marco de esta visita, Putin ratificó  su apoyo a su homólogo de Venezuela frente a las agresiones internacionales.

    Apoyamos los todos esfuerzos para conseguir la paz social y todas las  acciones en vistas a armonizar las relaciones con la oposición y naturalmente, condenamos todas las acciones de carácter evidentemente terrorista, todas las tentativas de derrocar la situación con ayuda de la fuerza”, señaló en declaraciones reseñadas por la prensa internacional.

    Mientras que Nicolás Maduro destacó: “Hemos encontrado el punto para avanzar con un programa económico completo e integral que puede integrarse perfectamente a la visión económica de la cooperación Rusia-Venezuela”.

    Cabe destacar que Rusia y Venezuela han acordado desarrollar ejercicios militares conjuntos, en un claro gesto de apoyo defensivo ante la eventual amenaza norteamericana.

    Cooperación con Turquía

    En su reciente visita a Venezuela, el mandatario turco Tayyip Erdogan reiteró su apoyo al presidente Nicolás Maduro, y suscribió con su homólogo un total de  siete acuerdos para la cooperación en materia de defensa, petróleo, transporte marítimo, impuestos, turismo, comercio y minería, por el orden de los 4.500 millones de euros.

    Erdogan destacó que con esta visita Turquía pasó “a otra fase” de relaciones con Venezuela, por lo que abogó por aumentar “los mecanismos de diálogo” para afianzar el intercambio comercial entre los dos países.

    Asimismo,  rechazó las sanciones unilaterales perpetradas por  Estados Unidos  contra Venezuela

    Turquía respalda a Venezuela. Los problemas políticos no pueden resolverse castigando a una nación en su conjunto (…) No aprobamos estas medidas que ignoran los parámetros del comercio global”, señaló el líder turco citado por el diario Panorama.

     El presidente del país euroasiático se comprometió a apoyar al Gobierno de Nicolás Maduro a enfrentar la crisis económica por la que atraviesa la nación suramericana.

    “Nosotros vamos a cubrir la mayoría de las necesidades de Venezuela, tenemos esa fuerza, me gustaría subrayar este hecho”, dijo, al tiempo que ha exhortó a los empresarios turcos a aumentar las exportaciones de manera “sostenible” al mercado venezolano.

    Apoyo petrolero

    Otro de los frentes de apoyo a Venezuela surgió desde el ámbito petrolero, ya durante el 2019 el país suramericano ejercerá la presidencia  rotativa de la Conferencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

    Venezuela como miembro fundador del grupo, creado en 1960,  ha fomentado el equilibrio del mercado petrolero, que desde 2014 se ve afectado por los vaivenes de la economía internacional.

    El gobierno de Nicolás Maduro ha sido pieza clave para que los miembros de la organización acuerden un recorte conjunto de producción, como medida para mantener un precio razonable del oro negro, que permita mantener las inversiones y garantizar el suministro oportuno de esta fuente energética.

    El nombramiento de Venezuela en la presidencia pro tempore de la conferencia de la Opep, supone una respuesta y un desafío a la injerencia y constantes amenazas del presidente norteamericano Donald Trump, quien exige una baja en el precio del crudo.

    Desde esta posición, el Gobierno venezolano levantará “la voz de la unidad, del trabajo conjunto de países Opep Y No Opep”, dijo el  ministro de Petróleo, Manuel Quevedo.

    Informó que de la Declaración de Cooperación de Ajuste Voluntario de la Producción promovida por Nicolás Maduro,  fungirá como una herramienta de trabajo para la instancia internacional en el año 2019.

    “Se distribuyeron los borradores (de la declaración) a los países para que en el 2019 estemos firmando esta herramienta para el trabajo conjunto”, destacó en su cuenta en Twitter.

    Asimismo, reafirmó  que Estados Unidos no está en posición de para darle instrucciones” a la organización, en una reacción al intento del presidente estadounidense, Donald Trump, de influir en las decisiones del grupo petrolero.

    “Nosotros somos una organización independiente, respondemos a los fundamentos del mercado petrolero mundial, (…) no respondemos a ninguna instrucción política, venga de donde venga”, expresó ante la advertencia de Trump quien llamó al grupo a mantener bajos los “petroprecios”.

    Lo cierto es que pese a las amenazas de Washington los 14 integrantes de la Opep y  sus aliados No Opep se comprometieron en su más reciente reunión ministerial celebrada en Austria, a sacar del mercado 1,2 millones de barriles diarios de crudo a partir del 1 de enero de 2019 y por un período inicial de 6 meses, lo que demuestra el apoyo geopolítico y la influencia de Venezuela en el campo petrolero mundial.

    10 de enero: 40 países amenazan con desconocer el nuevo mandato de Nicolás Maduro

    Sanciones de EE. UU. unen cada vez más a Venezuela, Irán, Rusia y Turquía

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...