Demandas contra expresidentes mexicanos se acumulan en La Haya

En los archivos de la Corte Penal Internacional (CPI) se acumulan varias denuncias contra expresidentes de México por crímenes de lesa humanidad y por corrupción.

La semana pasada las organizaciones Reporteros sin Fronteras (RSF) y Propuesta Cívica consignaron una comunicación con 116 casos de asesinatos y desapariciones de periodistas durante los gobiernos de Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

En una nota de prensa, indicaron que estos delitos deben ser tipificados como crímenes de lesa humanidad, de acuerdo con lo estipulado en el artículo 7 del Estatuto de Roma, que establece la competencia de la CPI.

Previo a esta acción, el denominado Congreso Nacional Ciudadano (CNC), una red de organizaciones de la sociedad civil,  también presentó una querella contra Peña Nieto por ese tipo de crímenes y por corrupción sistematizada.

En diciembre del año pasado, la CPI admitió analizarla. “La oficina está analizando las acusaciones identificadas en su comunicación, con la asistencia de otra comunicación relacionada y otra información disponible. El propósito de este análisis es evaluar si, sobre la base de la información disponible, los presuntos delitos parecen estar dentro de la jurisdicción de la Corte y, por lo tanto, justifican la apertura de un examen preliminar de la situación”, informaron en ese momento mediante un oficio.

Los jueces aún no han aceptado abrir ninguna querella. Foto: Getty Images.

Pero las esperanzas de que las indagaciones prosperen son pocas, pues desde varios sectores acusan a la Corte de “mutismo”, entre otras razones, porque aún analiza las acusaciones contra Calderón y no se decide a dar el siguiente paso.

En el caso de este exmandatario, la demanda la interpuso el abogado mexicano Netzaí Sandoval en noviembre de 2011, respaldada con más de 23 mil firmas, por la comisión de diversos delitos de lesa humanidad, ocurridos en el contexto de la guerra contra el crimen organizado, refirió La Jornada. 

El expediente incluye 470 casos documentados de asesinatos, torturas, desplazamientos forzados y reclutamiento de menores.

Por qué ir a instancias internacionales

Clara Franco Yáñez, del Centro alemán de Estudios Latinoamericanos, con sede en Hamburgo, explicó a Deutsche Welle que, en el caso de Peña Nieto “es muy probable que la CPI haya aceptado el estudio de la demanda no por casos de corrupción, sino por crímenes emblemáticos como los cometidos contra los 43 normalistas de Ayotzinapa o los 42 residentes de Tanhuato”.

Ese último episodio oscuro ocurrió el 22 de mayo de 2015, en esa localidad de Michoacán. La versión oficial dice que 42 personas, presuntamente del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y un policía, murieron en un supuesto “enfrentamiento”. A Peña Nieto lo acusan de ocultar la masacre durante 15 meses.

A Peña Nieto lo acusan de corrupción y crímenes de lesa humanidad. Foto: Web.

Franco Yánez aclaró que el curso natural de una denuncia debería ser primero en las cortes locales de la Justicia nacional, “pero cuando los ciudadanos sienten que hay impunidad deciden acudir a estrados internacionales, ya sea a la Corte Interamericana (CIDH) o a La Haya”.

Sobre las posibilidades de que los expresidentes sean llevados a juicio, explicó que probar un crimen por omisión es muy difícil. Sin embargo, “otro es el caso de militares y dictadores africanos que han sido procesados o condenados por haber estado directamente involucrados en crímenes de guerra”.

“La Corte ha sido criticada por poner mucho peso en África, cuando hay otras regiones del mundo, como América Latina, en donde los criminales no pueden ser intocables”, finalizó.

La postura de López Obrador

El actual jefe de Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, desde su campaña enarbola la bandera de la lucha contra la corrupción para transformar el país.

En noviembre del año pasado, prometió someter a consulta de la población la decisión de llevar a juicio a los últimos cinco exmandatarios: Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, reseñó el portal Actualidad RT. 

Asimismo, afirmó que estaba en contra de desatar una cacería de corruptos. “Me interesa un cambio de régimen. Lo que ya está en curso, porque no soy absoluto, yo no soy dictador, pero como titular del Ejecutivo no voy a perseguir a nadie, no es mi fuerte la venganza, quiero justicia no venganza“, dijo.

Eso que estaba en curso es la investigación por corrupción y pago de sobornos por Odebrecht, que involucra la elección presidencial de Peña Nieto en 2012.

Denuncian ante la CPI los crímenes contra periodistas en México

EE. UU. pretende encubrir crímenes de guerra sancionando a la CPI

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4,168,453FansMe gusta
113,848SeguidoresSeguir
290,162SeguidoresSeguir
16,251SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Ex mineros del carbón piden al Gobierno extender su pensión de...

A 22 años del cierre de la mina Enacar en Lota, un grupo de ex mineros pidieron al Gobierno extender los años de su pensión de...