• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las denuncias de que tres menores de edad fueron víctimas de abuso sexual mientras estaban bajo custodia del Gobierno de Estados Unidos han aumentado la presión para agilizar la reunificación de las familias de inmigrantes que fueron separadas en la frontera.

    El Gobierno de El Salvador informó que las víctimas, de entre 12 y 17 años, fueron objeto de abuso en centros de detención ubicados en Arizona, y pidió a Estados Unidos que dé prioridad a su regreso.

    La subsecretaria de Asuntos Exteriores de El Salvador, Liduvina Magarín, denunció que se trató de “violaciones sexuales, de abusos sexuales”.

    “Que salgan lo más pronto posible de los albergues porque es allí donde son más vulnerables”, expresó, y luego aseguró que El Salvador facilitará abogados y psicólogos para ayudar a las familias .

    Por su parte, César Ríos, director ejecutivo del Instituto Salvadoreño del Migrante, señaló: “No puede ser que estos niños vayan huyendo de la violencia y encuentren en Estados Unidos la peor violencia para un menor de edad”.

    Abusos y riesgos

    Los niños inmigrantes que intentan pasar de Centroamérica a Estados Unidos se enfrentan a grandes riesgos que los llevan, incluso, a perder sus vidas, así como obtienen traumas y afectaciones psicológicas cuando son separados de la familia por la autoridades migratorias, advirtió el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

    En un informe reciente, la organización internacional expresó que la detención, separación de sus familias y posteriormente deportación a sus países hacen que los niños regresen con profundos traumas. Además de retornar a la profunda pobreza y el riesgo de ser asesinados o explotados por grupos o personas criminales.

    Críticas a Trump

    El gobierno de Donald Trump enfrenta fuertes críticas por su lentitud para reunir a más de 2.600 menores con sus padres. Cientos continúan separados, a pesar de que  hace más de un mes expiró el plazo impuesto por un juez.

    Antes de que Trump suspendiera la separación de familias de inmigrantes, muchos padres fueron repatriados, mientras que sus hijos se quedaron detenidos en Estados Unidos.

    Los abogados del gobierno estadounidense y de las familias de inmigrantes discutieron el viernes cómo acelerar el proceso durante una audiencia en San Diego, ante el juez federal que había fijado el plazo.

    Incluso, Washington solicitó a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés) que utilice sus “considerables recursos” para encontrar a los padres en sus países de origen, principalmente Guatemala, El Salvador y Honduras.

    De  las 3.000 familias separadas, más de 500 niños aún siguen en Estados Unidos, esperando reencontrarse con sus padres. De esos, al menos 22 son menores de 5 años.

    EE. UU.: El negocio detrás del cuidado de niños migrantes

    Los niños migrantes que Trump lleva a juicio sin abogados

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...