• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las autoridades de salud de Nicaragua informaron que detectaron 52 nuevos casos de “locura colectiva” en el Caribe norte de este país centroamericano.

    De los 52 afectados, 40 son hombres y 12 mujeres, todos originarios de la comunidad de Raití, Alto Wangki, ubicada en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN), detalló el Ministerio de Salud (Minsa) en un reporte leído por la vicepresidenta Rosario Murillo.

    La edad de los varones oscila entre 9 y 24 años, indicó Murillo, también primera dama del país. “El Minsa está atendiendo a los afectados. Hay un médico tradicional los atiende y el jefe del Gobierno Territorial gestiona la llegada de otro”, anotó.

    Por qué se llama así

    Este mal es conocido por los nativos del Caribe norte de Nicaragua como “grisi siknis” y es una especie de locura o histeria colectiva que afecta principalmente a indígenas miskitos y que es tratada con medicina natural.

    Los afectados sufren convulsiones, alucinan y corren desesperadamente por la aldea con palos o machetes en manos, hasta que se desmayan y recuperan la conciencia sin recordar nada.

    El mal es atribuido a maleficios a cargo de brujos o hechiceros, muy temidos en esa zona, una de las más pobres del país, para obligar a la gente a pagar cuantiosas sumas de dinero por la cura a cambio de salvar la vida a sus seres queridos.

    Los científicos consideran, sin embargo, que se trata de estados graves de desesperación causados por la extrema pobreza en que han vivido los indígenas miskitos del Caribe norte.

    Brotes anteriores

    En septiembre de 2017, se registró un brote de “grisi siknis” en la comunidad de Raití, Alto Wangki, y otro en diciembre pasado en la comunidad de Walakistan, departamento de Jinotega (norte).

    En mayo de 2016, en la ciudad colonial de León, 90 kilómetros al noroeste de Managua, un grupo de estudiantes universitarios fueron tratados por estemal. Previamente, en 2003 y en 2009 también se registraron brotes en el Caribe norte del país.

    El antropólogo nicaragüense y experto en pueblos indígenas Víctor del Cid sugirió que sean chamanes los que atiendan ese mal, con sus técnicas y procedimientos ancestrales.

    Epidemia de la muerte: Preocupa ola de suicidios de niños indígenas en Colombia

    Locura por agua contaminada con Marihuana

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...