• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sacó a la luz pública cifras alarmantes sobre la violencia, teniendo a América Latina y El Caribe como la región más peligrosa del planeta.

    La estadística más preocupante: con 39% de los homicidios y robos en 41 de las 50 metrópolis consideradas como peligrosas, la tendencia avizora un entorno cada vez más hostil.

    De acuerdo con los datos, presentados por la institución en el marco de la 10º semana de la Seguridad Ciudadana desarrollada en Santiago, la principal causa externa de muerte es el homicidio, con 52% de los casos en una región que abarca el 9% de la población mundial.

    Según la investigación, Caracas (Venezuela), San Pedro Sula (Honduras), San Salvador (El Salvador), Acapulco (México) y varias ciudades brasileñas son las más violentas del orbe, con tasas de homicidios de 10 a 20 veces mayores que la media mundial.

    Para el BID, el crimen y la violencia son los principales obstáculos para el desarrollo de las ciudades de América Latina y el Caribe.

    Crecimiento sostenido

    En su interpretación de los resultados de esta pesquisa, el organismo señala que, a pesar del crecimiento económico de estos países entre 2004 y 2014, “los indicadores más relevantes de incidencia delictiva, victimización y percepción de inseguridad se mantuvieron elevados”.

    Viendo el horizonte, el BID advierte que la tasa de homicidios podría crecer de 22 por cada 100.000 personas en 2017 a unos 35 para 2030, mientras que la tasa de robos muestra una tasa elevada: por cada 100.000 habitantes, se registran 321,7 robos, cuando la media es 108.

    Algunas soluciones

    En este contexto de violencia regional, la directora de Seguridad Ciudadana del BID, Nathalie Alvarado, consideró que “es necesario crear instituciones eficientes, policías profesionalizadas y más cercanas al ciudadano“.

    En declaraciones a la agencia AFP, alertó que América Latina se mantiene como la región más violenta del mundo: “El 39% de los homicidios tienen lugar aquí, donde en menos de dos décadas se contabilizan más de 2,5 millones de homicidios, un 75% de ellos ocurridos con arma de fuego”.

    Lamentablemente, el BID apunta que solo 20 de cada 100 homicidios cometidos en la región resultan en una condena, menos de la mitad de la tasa global de 43 por cada 100.

    “Tenemos que crear sistemas que no sean un obstáculo para la rendición de justicia ya que sentimos una gran impunidad en América Latina“, comentó al respecto Alvarado.

    Un poco más allá en la región, Lucía Dammert, experta en temas de seguridad de la Universidad de Santiago, denunció “una banalización y normalización” de la violencia, además de la presencia del crimen organizado, bandas del narcotráfico, trata de personas y las armas de fuego “para terminar con problemas cotidianos”.

    Adam Blackwell, especialista de la Organización de Estados Americanos (OEA), a través del estudio “Alertamérica” sobre seguridad ciudadana en el hemisferio, precisaba en 2011: “140.000 personas mueren cada año por homicidios dolosos, por lo que las Américas es la región más violenta del planeta”.

    Solo en 2009 se reportaron en la región 133.813 homicidios dolosos, según los datos presentados por el funcionario en la 41ª Asamblea General del organismo, que sesionó en San Salvador.

    No es una tarea fácil

    Siendo un poco optimistas, el BID es consciente de que bajar los índices de inseguridad “no es tarea fácil”, pero destaca que muchas ciudades de América Latina e, incluso, países han bajado las tasas de homicidios.

    “Tenemos que ver ahora es cuáles son los elementos transformadores para que se hayan dado esas bajas” y asegurar desde el BID que ese conocimiento esté disponible para toda la región, estimó.

    Factores involucrados

    Según el BID, algunos de los factores de la sociedad que estarían incidiendo o potenciando estos índices de violenciaen la región es que existan millones de jóvenes desempleados y otros tantos que ni estudian ni trabajan.

    “La evidencia ha demostrado que un aumento del 1% en el desempleo juvenil conduce a 0,34 homicidios adicionales por cada 100.000 personas“, asevera el ente.

    Educación libre de discriminación y violencia

    Proyecto “Aula Segura”: ¿Dónde comienza la violencia?

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...