• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (Acnudh) denunció este jueves que al menos 34 detenidos en el marco del caso Ayotzinapa fueron torturados para sacarles confesiones forzadas y así poder ser culpados por este horroroso crimen.

    A tres años y medio de la desaparición de los 43 estudiantes mexicanos, la Acnudh publicó un informe en el que se documenta una larga lista de violaciones a los derechos humanos cometidas en la primera parte de la investigación oficial.

    De acuerdo al documento, titulado “Doble injusticia – Violaciones a los Derechos Humanos en la investigación del caso Ayotzinapa”, decenas de personas fueron detenidas arbitrariamente y torturadas con el fin de obtener confesiones forzadas.

    “En todos los casos analizados, los individuos presentaron numerosas lesiones físicas, certificadas por exámenes médicos, que son compatibles con lesiones resultado de tortura”, señala el informe.

    Asimismo, la investigación de la Acnudh reveló que otras de las violaciones a los derechos humanos cometidos contra los detenidos fue “el encubrimiento, la no presentación ante un juez, el no respeto a la presunción de inocencia y al derecho a una defensa legal”.

    Los involucrados en estos abusos, añade el informe de la ONU, son funcionarios de la Fiscalía General de México, de la Policía Federal y militares de la Marina.

    Ante esto, el Alto Comisionado exigió al Gobierno del presidente de México, Enrique Peña Nieto, investigar e identificar a los responsables de estas violaciones y llevarlos ante la justicia.

    El 26 de septiembre de 2014, 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos desaparecieron en la ciudad de Iguala, luego de ser reprimidos por miembros de la policía local. Al parecer, los uniformados habrían entregado a los jóvenes a la banda criminal “Guerreros Unidos” y hasta la fecha sólo se han encontrado los restos de dos de ellos.

    Telesur

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...