• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Este viernes Ecuador, y sus países hermanos, quedaron consternados ante el anuncio que hizo el presidente de ese país, Lenin Moreno, sobre el asesinato del equipo reporteril del diario El Comercio, que había sido secuestrado en la frontera norte con Colombia el pasado 26 de marzo.

    Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, investigaban sobre atentados en la frontera con Colombia, cuando fueron secuestrados por disidentes de la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) denominada “Oliver Sinisterra”, en Mataje, provincia de Esmeraldas.

    JAVIER ORTEGA: Tenía 32 años, era el menor de tres hermanos. Trabajaba desde hacía seis años en El Comercio, donde cubría la fuente judicial.

    Realizó la cobertura del terremoto que asoló la costa ecuatoriana en 2016 y el accidente aéreo que dejó 22 militares muertos en la Amazonia ese mismo año.

    Era un apasionado por el fútbol y admirador de Leonel Messi. Cada miércoles jugaba fútbol en las tardes.
    “Amaba el periodismo, le encantaba leer y el cine”, dijo María José Vela, amiga y excompañera de Universidad de Ortega, según reseñó AFP.

    RAÚL RIVAS: Tenía 46 años y una hija de 15. Trabajaba desde hacía 20 años en El Comercio. Fotógrafo apasionado, coleccionista de cámaras antiguas que amaba “dibujar con la luz”.

    Se ganó el premio Eugenio Espejo, que entrega la Unión Nacional de Periodistas (UNP) de Quito, con un fotorreportaje sobre los familiares de personas desaparecidas.

    También ganó en dos ocasiones el premio Jorge Mantilla Ortega, que concede El Comercio.

    EFRAÍN SEGARRA: Tenía 60 años y era padre de dos hijos. Trabajaba en El Comercio desde hacía 16 años. Era apasionado de la fotografía y coleccionaba “selfies” en su celular.

    Uno de sus hijos es periodista y decía que era “su orgullo”. Sus compañeros lo recuerdan como un buen conductor siempre de buen humor.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...