• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En un nuevo artículo que trata de satanizar la situación venezolana, se habla del supuesto nuevo fenómeno de piratería “digna del siglo XVII” en el Mar Caribe.

    El análisis del  Daily Mail parte en medio de “temores” de que la ola de crímenes conduzca a secuestros de barcos estilo África Oriental, lo cual, sin duda invita a un proceso de militarización de la zona con la conveniente excusa de combatir semejante flagelo.

    Según el diario británico, los traficantes de la Venezuela golpeada por la crisis, actualmente sumida en la agitación económica, están contrabandeando drogas, armas de grado militar, mujeres e incluso animales exóticos a través de los mares tropicales frente a su costa, según han dicho testigos. Yates han sido allanados, rehenes secuestrados por rescate y equipos de pesca robados.

    La violencia no se limita a la costa venezolana y se han registrado informes de piratería alrededor de la isla paradisíaca Santa Lucía, así como de  Honduras, Nicaragua y Haití. Por supuesto, resulta extraño que no se haga mención de Colombia, cuando los datos de organismos multilaterales la señalan como principal productora de cocaína a nivel mundial, y son conocidas sus rutas caribeñas de distribución.

    Piratería y contrabando tienen siglos en el Caribe

    Sin embargo, lo cierto es que el Caribe siempre ha sido una zona de contrabando. Desde tiempos coloniales hasta el día de hoy el tráfico ilegal de cualquier producto ha tenido presencia en todos los países de la cuenca caribeña, ni siquiera Cuba se ha salvado de ese flagelo pese a sus altos niveles de seguridad.

    Es cuesta arriba para cualquier Estado de la región, no solo el venezolano, proteger los miles de kilómetros de costa, y los miles de kilómetros cuadrados de aguas territoriales e internacionales de este mar tropical. Por lo cual, el narcotráfico, ejemplo tiene en el Caribe una de sus principales rutas de distribución.

    Ciertamente la piratería en el Caribe existe, pero ni es un fenómeno novedoso, ni es exclusivamente venezolano. Es un problema que todos los Estados de la región deben combatir en conjunto, porque afecta la industria pesquera y la actividad turística. Sería interesante investigar dónde estos criminales acceden a embarcaciones de alta potencia y velocidad, muchas veces más rápidas que las embarcaciones con las que cuentan las fuerzas de guarda costa y navales del espacio antillano.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...