• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, recibió el sábado el bastón de mando como señal de guía de las comunidades originarias, en un acto con líderes de los pueblos indígenas, en una ceremonia ritual de limpieza y purificación.

    “Que la oscuridad se disipe y las luz del amor nos permita unirnos al concurso de la armonía cósmica: ¡Omeotl!, que así sea”, exclamó un líder indígena que dirigió la ceremonia de “limpia”, del primer presidente surgido de las filas de la izquierda mexicana, que recibió un baño de incienso junto con su esposa Beatriz Gutiérrez Muller, mientras sonaban caracolas en la inédita ceremonia, ante decenas de miles de seguirdores en la plaza principal del Zócalo, frente al Palacio Nacional.

    López Obrador comenzó otro discurso en la plaza recordando que lo que dijo en su toma de posesión en el Congreso, donde habló del antiguo régimen y de la nueva era de la vida del país.

    “La nueva política bien podíamos llamarla una modernidad forjada desde abajo y para todos, desde la purificación a la investidura presidencial de los pueblos indígenas de México”, exclamó el mandatario

    Aludiendo a su propuesta de regeneración moral, anunció que busca “la purificación de la vida pública de México, reafirmó los compromisos de atención especial a los pueblos indígenas de México”.

    Los pueblos indígenas están conformados por unos 12 millones de personas, alrededor del 10 por ciento de la población total, que hablan unas 60 lenguas originarias.

    “Es una ignominia y una vergüenza que nuestros pueblos originarios vivan desde hace siglos bajo la opresión y el racismo”, prosiguió al relatar que los programas del Gobierno tendrán como población preferente a los indígenas del país.

    El nuevo Gobierno atenderá a todos los mexicanos, sin importar creencias, sexos, partidos, sectores económicos o culturales, “pero con el principio de que, por el bien de México, primero los pobres”, afirmó López Obrador.

    Prometió también becas para todos los estudiantes de educación media y unos 300.000 jóvenes universitarios, con 800 y 2.400 pesos (40 y 120 dólares) y la creación de 100 universidades

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...