• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Hay un logro que nadie, ni sus peores enemigos políticos, puede quitarle al presidente de Bolivia, Evo Morales: conducir a su país por el camino del crecimiento y la estabilidad económica.

    A quien quiera refutar los aciertos de la Administración boliviana en esta materia, basta con presentarle las cifras en las que se refleja el crecimiento sostenido de los últimos 12 años a un promedio anual de casi 5 %. En 2018, por ejemplo, cerró con un crecimiento de 4,7 % del Producto Interno Bruto (PIB), reseñó Telesur.

    “El gabinete económico me comunicó que este año hemos llegado a 40.500 millones de dólares de PIB, esa es la lucha del pueblo boliviano, es el voto del pueblo boliviano”, anunció, antes de finalizar 2018, el Jefe de Estado.

    En ese mismo período, la inflación anual se ubicó en 1,51 %, (por debajo de la proyección oficial de 4,49 %), una cifra que significó el registro más bajo desde 2009 y una disminución respecto a la de 2017 que fue de 2,71 %.

    Para 2019, las estimaciones siguen situándose en el terreno positivo, pese a que es un año de elecciones presidenciales, y las autoridades proyectan un crecimiento del PIB de 4,7 %, similar al de 2018.

    “El presupuesto de este año conlleva un crecimiento similar (a 2018), vale decir 4,7 %. La tasa de inflación que estamos previendo para el siguiente año es 4,04 %”, dijo el ministro de Economía, Mario Guillén, al remitir al Parlamento el proyecto de presupuesto nacional del año en curso.

    De acuerdo con un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), el crecimiento de la economía boliviana será de 4,2 % y seguirá siendo una de las economías de más rápido crecimiento en Latinoamérica, refirió Forbes de México. 

    Todos estos resultados llevaron a los medios de comunicación a catalogar al país como “el milagro” de una región en la que varias naciones enfrentan turbulencias económicas, especialmente Venezuela y Argentina.

    Sin embargo, Morales dejó claro este jueves que los resultados de todos estos años responden a un trabajo continuo para mantener la calidad de vida de los bolivianos.

    Una nacionalización cambió el rumbo

    El despegue de la economía boliviana se dio gracias a la decisión que tomó la entonces nueva administración, el 1 de mayo de 2006,  de nacionalizar los hidrocarburos que estaban en manos de 21 multinacionales petroleras.

    Aunque algunas empresas pasaron a ser controladas por el Estado, La Paz supo diseñar una estrategia de renegociación de contratos, con un pago de un tributo sobre el valor de la producción de entre el 50 % y el 85 %, que le permitió convivir con las trasnacionales.

    Además, ha logrado sortear crisis del precio de las materias primas, al no despilfarrar lo que ha ingresado a las arcas tras esa medida.

    Los hidrocarburos se nacionalizaron en 2006. Foto: Getty Images.

    Bolivia exporta zinc, estaño, oro, plata, por mencionar algunos minerales. Todos uvieron un gran incremento de precio, eso hizo que el país tuviera grandes ingresos, por lo que hubo un gran movimiento económico con inversiones públicas y emisión de deuda”, explicaron analistas a Forbes Latam.

    Asimismo, destacaron el papel clave que ha jugado la paridad cambiaria entre el boliviano y el dólar, porque las exportaciones generaron un gran superávit comercial que incrementó las reservas cerca de los 15.000 millones de dólares.

    Mientras que, BBC Mundo ubica como segundo aspecto fundamental en estos resultados económicos el tema del ahorro y, de tercero, la estabilidad social que conquistó Morales con una mejora en la distribución del ingreso y la reducción de la pobreza.

    La deuda externa bajó

    El miércoles 16 de enero, el ministro de Economía, Mario Guillén, informó que en 2018 lograron situar la deuda externa por debajo de los límites establecidos por organismos internacionales (por debajo del 50 % del PIB), reseñó Telesur.

    Entre 2005 y 2018, según datos del Banco Central de Bolivia (BCB), este indicador  pasó de 52 % a 24,8 %, en referencia al PIB nacional.

    Atribuyó los logros a la implementación del Modelo Económico Social, Comunitario y Productivo liderado de Morales. “Creo que estos 13 años Bolivia ha sido un ejemplo en la región, somos una economía que creció constantemente, de manera sostenida”, manifestó Guillén.

    Inversión pública en Bolivia aumentará en 2019

    Bolivia asume presidencia de la Celac en un año complejo para la región

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...