• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una nueva planta de reciclaje que transformará los pañales desechables en gas verde, plásticos, fertilizantes y biomasa inaugurará el próximo mes de diciembre la firma holandesa ARN, en la región de Nijmegen, cerca de la frontera con Alemania,

    Esto será posible gracias a un reactor que alcanza temperaturas de hasta 250 grados en alta presión, capacitada para eliminar las bacterias, virus y los posibles restos de medicamentos de los pañales y los transforma en líquidos, incluidos los contenidos de orina y materia fecal.

    La planta de reciclaje que se encuentra en pleno proceso de construcción,  procesará unas 15.000 toneladas de pañales al año. El plástico que se obtenga se usará para elaborar artículos para el hogar, como muebles de jardín o macetas. 

    Mientras el gas se convertirá en combustible para las centrales eléctricas y el resto de los productos se canalizará a una planta de tratamiento de aguas residuales cercana a la planta.

    Los pañales son productos altamente contaminantes, tardan entre 100 y 500 años en degradarse. Foto Web.

    Según un reporte del portal especializado bebesymas.com, los pañales desechables son materiales altamente contaminantes. Para argumentarlo, estiman que un bebé usa una medida de entre cuatro y seis pañales al día. Eso significa que un solo niño necesita unos 6.750 pañales antes de cumplir los tres años, edad en la que ya no suelen usarse.

    Pero si un pañal sucio pesara, simplemente unos 150 gramos, estaríamos ante una tonelada de residuos no biodegradables ¡por niño!

    Por si fuera poco, los productos que contienen, derivados del petróleo, son altamente contaminantes: adhesivos, plásticos, polietileno.

    Además, los pañales desechables normales contienen sobre todo celulosa, lo que implica que para la elaboración de los que necesitaría solo un niño, habría que cortar cinco árboles.

    Lo más grave es que la mayoría de estos pañales terminan en grandes vertederos, en los que se calcula que cada pañal tarda en degradarse entre 100 y 500 años.

    Iniciativas como la que adelantan los holandeses son de suma importancia para la conservación del planeta. Experiencias similares se reportan en otros países europeos como Reino Unido e Italia. México también adelanta investigaciones.

    Otras notas de interés:

    Crean los pañales más pequeños del mundo ¡Para bebés prematuros!

    Increíble: una marca de pañales le convierte en el skater más joven con sponsor

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...