• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Ministra de Agricultura Marigen Hornkohl recibió en su oficina a tres ONGs representantes de la Red Internacional de Organizaciones sobre la Desertificación (RIOD), quienes le entregaron una carta que da cuenta de la grave situación de la desertificación en Chile en cuanto a sus grados de avance y la actual falta de preocupación por parte del gobierno en este tema, considerando que en 1997 Chile ratificó la Convención de Lucha contra la Desertificación.

    En casi una hora y media, la Ministra junto a Wilfredo Alfaro encargado de CONAF, escuchó el diagnóstico, observaciones y propuestas de parte de Acción por la Tierra (EarthAction Santiago), Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA) y el Comité pro defensa de la fauna y flora (CODEFF); organizaciones que han estado presentes en este tema por más de 10 años y que han visto cómo desde la ratificación de la Convención, no se perciben avances y no se ha desarrollado un Plan Nacional coordinado bajo los parámetros de participación que establece la misma convención.

    Es así como señalaron que desde el año 1998 que no se realiza otro mapa preliminar como el que hizo CONAF en su momento, en el que se indica que el 93% de las comunas de Chile están desertificadas y que el 63% del país posee distintos grados de avance de la desertificación. Esta situación es grave considerando que dentro la visión del ministerio se plantea una campaña de posicionar a Chile como potencia agroalimentaria y forestal. Ante esto cabe preguntarse sobre qué tierras se pretende producir si existe este nivel de degradación de suelos, señaló José Miguel Torrico de CODEFF.

    Asimismo destacaron las preocupantes cifras arrojadas por el último censo agropecuario (2007), en que quedó de manifiesto que en diez años se ha aumentado en un 32% el deterioro del suelo para cultivos y producción agrícola forestal, sumando 2 millones de hectáreas degradadas, llegando a ser finalmente casi 50 millones de hectáreas desertificadas en el territorio chileno.
    Por su parte Lucio Cuenca, de OLCA destacó que de las tres convenciones ratificadas por Chile -Biodiversidad, Cambio Climático y Desertificación- esta última es la menos considerada, y que como la desertificación está estrechamente vinculada con el cambio climático global y la pérdida biológica, se debe buscar la sinergia entre estos tres instrumentos, subrayando la necesidad de coordinar actividades para la protección del medio ambiente y la gestión de recursos naturales.

    Esta visión es una apuesta estratégica que Chile debería seguir, por ello creemos que los puntos focales gubernamentales de cada una de las convenciones deberían estar agrupados bajo un mismo alero institucional que cumpla el rol de asegurar una efectiva articulación entre los distintos servicios del estado vinculados a la convención y una mayor participación de la sociedad civil, señaló finalmente.

    Viviane Castro, de Acción por la Tierra, destacó que la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la desertificación se diferencia de las otras convenciones ambientales por ser la única cuyos principios y articulación se basan en la filosofía del desarrollo participativo.

    Ante los argumentos, la Ministra agradeció el diálogo establecido y reconoció que es un tema pendiente, que existe una carencia metodológica y de lo cual se deberá ocupar a través de la renovación y modernización de los tres instrumentos ya instalados (Ley Forestal 701, Ley de recuperación de suelos y Ley de riego), consultando a los asesores pertinentes, analizando los estancamientos y articulándose con la Ministra de Medio Ambiente para establecer los pasos a seguir.

    A continuación un extracto de la carta con las solicitudes hechas a la ministra:

    – Llevar esta grave situación al Consejo de Ministros y se considere un pronunciamiento con respecto a las peticiones de la sociedad civil.

    – Revisar el Plan Nacional de Acción y se desarrolle una estrategia con respecto a este tema.

    – Participar de la construcción de una postura país en este tema, para la próxima sesión del Comité de Revisión de Implementación de la Convención (CRIC) de Estambul y para las otras instancias de participación que tiene la convención. Tal como la convención lo estipula, la postura país debe construirse en base a la coordinación de los diferentes actores involucrados en el tema, y en el caso de Chile esto no ha ocurrido, por lo que nos preocupa la participación de Chile en esta y otras instancias de la convención.

    La RIOD-Chile continuará trabajando en base a estas peticiones de coordinación de los puntos focales de las convenciones ambientales globales, esto principalmente para potenciar los efectos de las medidas adoptadas, así como trabajar para la reformulación del Plan Nacional de Acción, (PAN), principal instrumento de implementación de la Convención que se establece en 1997, sin modificaciones sustanciales a la fecha.

    Comunicaciones OLCA

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...