• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Con el paso de los años el planeta ha sido adaptado a las exigencias de la humanidad para satisfacer sus necesidades y caprichos, esto incluye la construcción de viviendas, fábricas, industrias, explotación de la tierra, derroche de los recursos naturales, entre otros; provocando la destrucción, contaminación e invasión de importantes territorios para el ecosistema.

    Muestra evidente de ello, es que hoy en día solo existe un 23% de tierras vírgenes en el mundo, extinguiéndose cada vez más aquellos paisajes de verdes abundantes y que habitaban cientos de especies animales. Así lo reveló un reciente estudio publicado en la revista especializada Nature.

    La investigación encontró que el 77% de la tierra y el 87% del océano han sido modificados por la industria humana. Los edificios, carreteras, minas y cultivos del hombre se extienden a lo largo de todos los ecosistemas del planeta. En el océano, las zonas libres de contaminación y de la industria pesquera ya solo se concentran en el ártico, reseña el portal web Ecoosfera.

    La expansión humana está terminando poco a poco con los lugares salvajes y el panorama es preocupante. La gran mayoría de los territorios vírgenes que aún conserva la Tierra están repartidos en tan solo cinco países: Rusia, Canadá, Australia, Estados Unidos y Brasil. Sin embargo, es crucial que todas las naciones del mundo cooperen para conservar los últimos vestigios de naturaleza.

    Con esta advertencia urge que los gobiernos y pueblos del mundo unan esfuerzos para impedir el avance de esta problemática que traería como consecuencia la inexistencia de miles de especies animales, perder la batalla contra el cambio climático y habrían catastróficos resultados, hasta la propia extinción de la humanidad.

    En este sentido, los autores del trabajo proponen que se impulse un tratado internacional al estilo del Acuerdo de París (que toma acción contra el cambio climático) para prevenir más destrucción, además de que plantean especial atención en estos espacios que aún no han sido tocados por el hombre.

    A.L.

    Los últimos lugares vírgenes del planeta a punto de desaparecer

    Autoridades en alerta: Hasta 15 explosiones por hora reporta volcán de Fuego en Guatemala

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...