• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Oficina Federal para la Protección de los Consumidores y la Seguridad Alimentaria de Alemania BVL detectó residuos químicos, algunos de ellos prohibidos en el mercado europeo, al analizar 42 muestras de salmónidos de cultivo.

    En dos de las muestras de salmones analizadas y rechazadas por la BVL se halló la presencia de 2µg/kg del químico antifúngico cristal violeta, así como 8,7 µg/kg de abamectina, un poderoso plaguicida antiparasitario empleado en la producción animal. Ambos químicos no tienen autorización para su empleo en Alemania.

    En otras dos muestras fueron detectados 58 µg/kg y 3 µg/kg del antibiótico oxitetraciclina, lo que se encuentra dentro del rango permitido en el mercado alemán, de 100 µg/kg en tejido muscular de salmón.

    Las agencias federales de protección al consumidor frente a las continuas informaciones sobre la posibilidad del empleo abusivo de antibióticos en la producción de salmones y truchas de cultivo provenientes de Chile, adoptaron medidas precautorias a principio del 2008, muestreando con mayor frecuencia las partidas de origen chileno.

    Según el diario La Tercera, fuentes de la embajada alemana en Chile confirmaron la recepción del informe del BVL, indicando que  “ahora, la oficina tiene que enviar los antecedentes a los 16 estados alemanes (bundeslanders). De ellos dependen si se toman o no medidas”.

    Por su parte, el presidente  de SalmonChile, Cesar Barros, señaló que “estamos mas preocupados del ISA de que hayan encontrado una mínima sustancia en un embarque, lo que podría ser accidental, de algún problema en la manipulación”.

    Para el centro Ecocéanos, en Chile no existe información pública de origen oficial sobre los volúmenes totales ni el tipo de químicos empleados en la industria salmonera. Tampoco se cuenta con un programa de vigilancia epidemiológica sobre residuos de antibióticos, plaguicidas y otros químicos en el medio ambiente y áreas de cultivo de salmón.

    De hecho y a pesar de múltiples solicitudes, las organizaciones ciudadanas y de consumidores no han podido acceder a la  información sobre los volúmenes y tipos de antibióticos y otros químicos que importa y utiliza anualmente la industria salmonera.

    Fuente:http://www.mundoacuicola.com/

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...