• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • La Organización Meteorológica Mundial ha confirmado que 2017 ha sido uno de los tres años más calurosos —(junto a 2016 y 2015) desde que comenzaron los registros en 1880. El análisis de la institución muestra que la temperatura media en la superficie del planeta el año pasado fue 1,1 grados centígrados superior a la del periodo 1880-1900, considerado “preindustrial”.

    Estos reveladores datos la OMM se los ha atribuido a un “claro signo de una tendencia de cambio climático a largo plazo causado por el aumento de las concentraciones en la atmósfera de gases de efecto invernadero”. Hay que destacar que el año 2016 mantiene el título de más cálido, con 1,2 grados por encima de esa referencia preindustrial.

    “La tendencia a largo plazo de la temperatura es mucho más importante que la clasificación de los años individuales. Y esa tendencia es ascendente”, ha subrayado en un comunicado el finlandés Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, según consigna el diario español El País.

    Estos niveles son preocupantes porque están ad portas de alcanzar a los 1,5 grados de aumento máximo que la comunidad internacional se comprometió a no sobrepasar en el Acuerdo de París. Los científicos marcan el límite de 2 grados como el punto de inflexión para consecuencias meteorológicas de gran impacto.

    Con respecto al periodo anterior que los meteorólogos miden en líneas temporales de 30 años (entre 1981 y 2010),  el año pasado supuso un aumento de 0,46 grados. La organización explica que este aumento en la temperatura no es sólo por el calentamiento global, sino que también se entiende por los fenómenos del Niño y la Niña, que aumentan y disminuyen las temperaturas, respectivamente.

     

    El Ciudadano

     

    Anuncios
    Loading...