• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Este 1 de noviembre, la Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP)  de Brasil iniciará un proceso de venta de más de 886 bloques de exploración de petróleo y gas en el país suramericano.

    Más de 100 de esos bloques quedan en la Amazonía ―en el bosque o en el litoral―, en ecosistemas sensibles y comunidades tradicionales que estarán bajo el riesgo inminente de fugas de petróleo.

    El Gobierno llama a ese proceso de Oferta Permanente. No es más que facilitar la compra de campos que ya fueron devueltos a la ANP o que nunca tuvieron compradores interesados.

    En la Amazonía, la amenaza viene acompañada de la promesa de Jair Bolsonaro de suavizar las licencias ambientales, lo que permitiría la venta del mayor patrimonio del país en condiciones “especiales”, señala Greenpeace.

    “Al analizar estos bloques en el bosque, ya se perciben situaciones gravísimas. Hay Tierras Indígenas (TI) rodeadas por bloques y hay territorios indígenas todavía en proceso de demarcación que están completamente superpuestos a las áreas que podrían ser perforadas. Entre estos casos están los pueblos Maraguá, de la cuenca del río de las Piñas, y los pueblos Múra, de las TI Trincheira, San Pedro, Padre y Miguel / Josefa. En todos ellos, las poblaciones estarán expuestas a los impactos directos e indirectos de las actividades petroleras, debido al descuido del Gobierno con ellas”, denunció.

    Hay también los casos de las muchas Unidades de Conservación (UC) que están en áreas que pueden sufrir los impactos negativos de las perforaciones. Entre esas UC están el Área de Protección Ambiental Tarumã y la Reserva de Desarrollo Sostenible Uatumã. Una vez más, es el Gobierno vendiendo nuestros recursos en detrimento de las poblaciones y ecosistemas vulnerables.

    Las condiciones con que se quiere implementar esa política de liquidación de la Amazonía, sin consultar a las poblaciones afectadas, violan derechos asegurados por el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el principio de cautela, también de resonancia internacional.

    “Ante la inminente fragilización de las instituciones ambientales, los ojos del mundo están en la Amazonia y necesitamos mostrar la importancia de su protección, no de su venta. Por lo tanto, solicitamos que la ANP eliminar  la subasta de bloques de petróleo y gas ubicados en la gran bioma amazónico”, agrega el organismo.

    “Son innumerables pueblos, culturas y riquezas naturales en juego y el mundo no se callará ante el desastre anunciado”, concluye.

    El Presal, la gran riqueza energética de Brasil que Temer quiere privatizar

    Shell en Sudamérica, la expansión extrema

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...