• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un archipiélago de cinco islotes están construyendo en el lago Markermeer, uno de los mayores reservorios de agua dulce de Europa, ubicado en Holanda, con un único fin: impulsar el ecosistema del estuario.

    Se trata de una de las “mayores operaciones de restauración de la naturaleza en Europa”, subrayó el guardia forestal André Donker, en una nota divulgada por la agencia France Press. Dijo que “esto era un hervidero de peces antes. Poseía un gran interés ecológico”.

    La nota agregó que esa vasta extensión de agua de 700 km2 ubicada al norte de Holanda, cumplía la importante misión de regular el nivel de la marea en el resto del país. Hoy no es más que una masa turbia desprovista de vida acuática.

    El ecosistema de la zona quedó fuertemente alterado en las últimas décadas, tras la construcción de un dique que separa el lago del banco de agua vecino, el Ijsselmeer.

    Lago Markermeer. Foto Web.

    Los sedimentos que anteriormente transportaban las corrientes empezaron a caer al fondo del lago, por lo que las aguas se volvieron turbias y disminuyeron las poblaciones de aves y peces, sobre las plantas y los moluscos. 

    El lago Markemeer formaba parte del Zuiderzee, un brazo de mar salado del mar del Norte, construido en 1932. “Hubo que intervenir”, explicó André Donker.

    Para llegar al archipiélago, llamado Marker Wadden, hay que cruzar ocho kilómetros de lago desde el puerto de Lelystad.

    Con gorro de lana para hacer frente a las borrascas del mar del Norte, André Donker alcanza una duna y baja rápidamente.

    Una vegetación escasa recubre buena parte de las 700 hectáreas que los holandeses ganaron al agua, inmersos en una batalla permanente contra la marea.

    El ecosistema alterado por la construcción de un dique, espera ser nuevamente asiento de flora y fauna. Foto Web.

    Holanda es particularmente vulnerable a las consecuencias del cambio climático, debido a que buena parte del país está bajo el nivel del mar.

    Desde octubre, la ciudad portuaria de Róterdam alberga la sede de una comisión internacional para el clima, liderada por el exsecretario general de la ONU Ban Ki Moon y el fundador de Microsoft, Bill Gates, muy comprometido en el tema.

    Los cinco islotes se construyeron en dos años y medio y sirvieron de área de descanso a 30.000 golondrinas este año. 

    Desde una pasarela de madera sobre un estanque, en medio de parcelas experimentales de diferentes tipos de juncos, André Donker observa los primeros brotes de una biodiversidad naciente.

    En octubre, se contabilizaron al menos 127 tipos de plantas, la mayoría llevadas por el viento.

    Fieles a su reputación de expertos en gestión del agua, los holandeses innovaron: los islotes fueron construidos principalmente con limo. Foto Web.

    En el agua, hay una “explosión” de plancton que “garantiza una gran cantidad de alimento para los aves”, comentó contento Donker, guardia forestal desde hace 20 años.

    Ocas comunes, charranes comunes, varias especies de aves zancudas como la garza o el martinete, un conjunto de aves detectadas que atestiguan el éxito de las islas.

    A lo lejos, una draga refuerza los flancos de las últimas dunas del archipiélago.

    El proyecto, lanzado por Natuurmonumenten, una ONG que trabaja por la protección de la naturaleza en Holanda, costó 60 millones de euros.

    Las islas vieron la luz gracias a las donaciones de particulares y a la colaboración de la ONG´s con los ministerios de Agricultura y de Infraestructuras y gestión de aguas, asociaciones de pescadores y de protección de la fauna y la flora y las regiones Flevoland y de Holanda del Norte.

    En la isla principal, abierta al público, se construyeron tres observatorios de aves. Foto Web.

    Fieles a su reputación de expertos en gestión del agua, los holandeses innovaron: los islotes fueron construidos principalmente con limo, una formación sedimentaria que se encuentra entre la arcilla y la arena.

    “Construir una isla de arena no es tan difícil, se hace en todo el mundo. Lo que es único aquí, es que nosotros utilizamos limo”, explicó a la AFP Jeroen van der Klooster, jefe de proyecto en Boskalis, proveedor de servicios marítimos que diseñó el archipiélago.

    Su equipo excavó en la isla principal un “pasillo” de 1,2 kilómetros para que el limo, transportado por las fuertes corrientes marinas, formara zonas pantanosas, terrenos fértiles y reservas de alimentos para las aves migratorias. 

    En la isla principal, abierta al público, se construyeron tres observatorios de aves, también de madera, y una vivienda para el guarda de la isla y 12 kilómetros de pasarelas y carreteras, por supuesto, sin alquitranar.

    Las otras cuatro islas están reservadas exclusivamente a la fauna y la flora.

    Otras notas de interés:

     

    Firmas comerciales que destruyen el medio ambiente

     

    ONU asegura que indígenas son criminalizados por defender el ambiente

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...